El Ayuntamiento de Barcelona, encabezado por el gobierno de Ada Colau, quiere explusar al príncipe de Asturias del callejero de la ciudad. La próxima semana, el Distrito de Gràcia, presidido por el concejal Eloi Badia, debatirá el cambio de nombre de la avenida del Príncep d'Astúries por el de Riera de Cassoles. El pasado mes de abril, Barcelona ya se quitó de encima al padre del príncipe (ahora ya coronado como Felipe VI), el exRey Joan Carles I, cuando cambió el nombre de la plaza, en la confluencia de la Diagonal con el paseo de Gràcia, por el de Cinc d'Oros.

El cambio de nombre lo impulsa la Plataforma Riera de Cassoles y cuenta con el apoyo de los partidos Barcelona en Comú, ERC, PDeCAT y la CUP, cuatro de los siete que tienen representación en Gràcia, junto a PSC, Ciudadanos y PP. Los partidos favorables representan a 14 de los 17 consejeros del distrito. La propuesta también recibe el apoyo de distintas entidades del distrito, como el Taller de Història de Gràcia, el Observatori Actiu de Vallcarca y las asociaciones de vecinos del Farró, Vila de Gràcia, Sant Gervasi Sud y Sant Gervasi de Cassoles, entre otros colectivos, informa este viernes L'Independent de Gràcia. La avenida del Príncep d'Astúries pertenece también a Sarrià-Sant Gervasi y, en principio, este distrito también se deberá pronunciar sobre el cambio.

SIN CONSULTA POPULAR

El debate tendrá lugar en el seno del grupo de trabajo del nomenclátor de Gràcia, formado por una quincena de expertos y entidades locales. Si la propuesta sale adelante, algo bastante probable, se elevará a la Ponencia del Nomenclátor del Ayuntamiento central, en la plaza de Sant Jaume. A diferencia de otros cambios de calle que se están tramitando, como el Secretari Coloma por el de Pau Alsina, también en Gràcia, en el caso de la avenida del Príncep d'Astúries no está previsto realizar ninguna consulta popular.

Así quedará la calle una vez finalicen las obras
Imagen del proyecto de remodelación de la avenida Príncep d'Astúries / AJUNTAMENT DE BCN

Si el cambio se materializa, la avenida, que transcurre entre la plaça de Lesseps y la Via Augusta, recuperará el nombre que tuvo hasta 1929, cuando se cambió por el de Príncep d'Astúries, aunque en 1931, con el triunfo de la República, pasó a denominarse calle de Enric Prat de la Riba. El triunfo franquista en la Guerra Civil tumbó a Prat de la Riba y recuperó el del título que ostenta el hijo del Rey.

Se da la circunstancia que la avenida afrontará, a partir de la próxima primavera, una importante remodelación para convertirse en un bulevar. La calle se pacificará y los cinco carriles existentes ahora de circulación se convertirán en tres. El espacio se ganará para uso peatonal. Las obras, que costarán unos cinco millones de euros, durarán un año.