Los límites del derecho a la propia imagen parecen haberse difuminado en los últimos tiempos. Algunos vecinos de Gràcia, hartos de ver cómo aparecen nuevas cámaras en el barrio, han llenado el barrio de ojos anónimos que alertan a otros ciudadanos. Watch out. Este miércoles, la calle Neptú ha amanecido empapelada. La iniciativa –denominada Vila Desgracia– ha advertido a los vecinos de la presencia de una cámara (propiedad de un parking) en el número 12 de la calle Neptú que enfoca directamente al acceso de la guardería pública Caspolino.

Pero detrás de la cámara no está Gerald Foos –protagonista de El motel del voyeur, de Gay Talese– sino un trabajador corriente del parking que desconoce la situación. Metrópoli Abierta ha accedido a la sala de control y ha comprobado la existencia de la cámara que filma tanto el espacio de entrada del jardín de infancia como del pabellón polideportivo Josep Comellas –se ubica justo al lado–, y que comparten con la entrada peatonal del parking. “No sabía nada y no sabría decir si la cámara es nueva o no”, comenta el hombre.

CASI 600 PUNTOS VIDEOVIGILANCIA

Los vecinos –que ya han podido constatar “la presencia de casi 600 puntos de videovigilancia”– no dan tregua. “¿Qué respeto tienen esta empresa y el Ayuntamiento para las criaturas y el resto de usuarios de esta escuela?”, se preguntan. La cámara, que no dispone de ningún tipo de señalización, registra las entradas y salidas de madres y padres con sus hijas e hijos menores al recinto escolar.

La guardería Caspolino en el barrio de Gràcia / P. B.
La guardería Caspolino en el barrio de Gràcia / P. B. 

“Todo esto sin que conste en ningún lugar quién es el titular del fichero de vídeo, el Ayuntamiento o el concesionario privado del parking, ni dónde se pueden cancelar las imágenes”, insisten. El parking, inaugurado en Noviembre de 2012, utiliza una concesión administrativa a 50 años que dio el Ayuntamiento de Barcelona a la empresa Obres i Contractes Penta, S. A. que finaliza en septiembre del año 2062.

OTROS CASOS DE CÁMARAS EN GRÀCIA

Por su parte, el consistorio, cuyo representante en el distrito de Gràcia es Eloi Badia, está valorando el caso, según han confirmado fuentes a este medio. Al parecer, no les constaba la presencia de la mencionada cámara del parking que enfoca a la escuela de titularidad municipal.

Un poco más al este, en Jardinets de Gràcia, se encuentra el hotel Casa Fuster. Y, al lado, el CEIP Patronat Domènec. También ahí los vecinos han encontrado una cámara que funciona de extranjis. “Enfoca la fachada del alojamiento, pero también de todo el área de entrada de la escuela que ocupan a diario los chicos y chicas para entrar y salir”, critican. Además, tampoco dispone del cartel reglamentario.

Carteles informando de la presencia de una cámara que enfoca la entrada de la guardería en Gràcia / P. B.
Carteles informando de la presencia de una cámara que enfoca a la entrada de la guardería en Gràcia / P. B. 

Las que sí que han sido retiradas, según cuentan, son las que “el Ayuntamiento tenía delante de la entrada de la escuela Univers”. Aunque, por ahora, seguirán presionando para que se eliminen todas las cámaras que registran zonas indebidas. O, por lo menos, para que cambien su enfoque.