Las cadenas de gimnasios triunfan cada vez más y, en los últimos años, han cogido carrerilla. Los espacios de fitness low-cost de Barcelona se han ganado la confianza de miles y miles de personas motivadas para lograr un estilo de vida más saludable. En Gràcia –en pocos metros cuadrados– hay gimnasios para todos los gustos. DiR, Duet Fit y, próximamente, Orangetheory.

En Gal·la Placídia –debajo de una escuela de idiomas– donde antes había una entidad bancaria, se están llevando a cabo unas obras para emplazar el primer gimnasio franquiciado de Orangetheory en Cataluña. Un cartel lo anticipa: “Coming soon”, dice en inglés. Próximamente. Según apuntan fuentes a Metrópoli Abierta, a finales de este abril terminarán las obras y antes de verano ya podría estar funcionando.

UNA INVERSIÓN DE MEDIO MILLÓN

El centro contará con 300 metros cuadrados y una inversión de unos 550.000 euros. El gimnasio –que pretende empezar con unos 250 socios– está impulsado por un grupo empresarial que mantiene un acuerdo con la enseña norteamericana para abrir ocho establecimientos en Cataluña durante los próximos dos años.

La cadena en cuestión, que cuenta con 1.000 gimnasios en todo el mundo, basa su método en un sistema de entrenamiento por intervalos centrado en la frecuencia cardíaca en el que se consigue obtener una mayor resistencia, fuerza, potencia y flexibilidad. Sus sesiones son de una hora y están guiadas por un entrenador.

ESTIMULA EL METABOLISMO Y LA QUEMA DE CALORÍAS

Según presumen, están diseñadas para mantener una zona de frecuencia cardíaca determinada en la que se estimula el metabolismo y se incrementa la quema de calorías. Respaldado por “estudios científicos del "exceso del consumo de oxígeno post-ejercicio o EPOC”, se basa en el afterburn: esto significa que un usuario puede quemar entre 500 y 1.000 calorías en una hora, y luego sigue quemando.

Gal·la Placídia está experimentando cambios y, de hecho, al menos cuatro locales de la plaza se encuentran a día de hoy en alquiler. Otros de ellos, pese a no mostrar ningún cartel, lucen –tristemente– con la persiana bajada. Y sin subirla desde hace tiempo.

Uno de los bajos comerciales en alquiler en la plaza Gal·la Placídia / P. B.
Uno de los bajos comerciales en alquiler en la plaza Gal·la Placídia / P. B.

OPOSICIÓN VECINAL EN GRÀCIA

Algunos vecinos de Gràcia mostraron su oposición cuando un grupo de jóvenes de Ka la Trava okuparon un edificio en el que se iba a ubicar un centro de la cadena McFit. No obstante, en otras ocasiones también han manifestado su preocupación por el auge de las cadenas que no contribuyen a la creación de espacios de proximidad que sin formar parte de ninguna franquicia.

Además, otro deporte que se ha puesto de moda en Gràcia es el boxeo. Tal como revelaba este medio, en pocos meses han llegado tres centros nuevos. Brooklyn Fitboxing, Jambox (una modalidad que impulsará el mismo gimnasio DiR) y el de Xavi Nadal (una escuela familiar).