ARCHIVADO EN:

Los vecinos de la Sagrada Família afectados por la ampliación del templo han salido de nuevo a la calle para protestar por este faraónico proyecto. Los vecinos exigen al Ayuntamiento que paralice los permisos para llevar a cabo la enorme escalinata que saliendo de la fachada de la Gloria, a la altura de la calle Mallorca, llegará hasta la calle Aragón, provocando la desaparición completa de dos manzanas de viviendas.

Los vecinos, convocados por la Asociación de Vecinos Sagrada Familia, la Comisión de afectados por el Plan General Metropolitano de 1976 y la Federación de AAVV, se han manifestado por las calles aledañas al templo. En la marcha, los vecinos han reclamado que desde el consistorio se impida el derribo de dos manzanas de viviendas para construir una gran escalinata de acceso al templo.

3.000 AFECTADOS

Las islas de casas afectadas son las que se encuentran entre la calle Mallorca y la calle Aragón y entre las calle Sardenya y Marina, lo que afectaría a unas 3.000 personas, que verían desaparecer sus viviendas.

Por el momento, los planes de los responsables del templo continúan adelante. La construcción de un gran voladizo en la fachada de la Gloria, que da a la calle Mallorca, también ha sido puesta en cuestión por los vecinos. El tamaño y altura del voladizo, que se alzará hasta unos 25 metros, afectará directamente a la entrada de la luz de sol en los edificios que se encuentra al otro lado de la calle.

Los vecinos también lamentan que desde el Ayuntamiento no se ha querido mantener ninguna reunión para tratar estos asuntos, además de que nadie les ha informado de cuáles son los acuerdo alcanzados con los responsables eclesiásticos respecto al proyecto de construcción de la escalinata.