Decenas de vendedores del 'mercado de la miseria' en la ronda de Sant Antoni / ARCHIVO - METRÓPOLI
Decenas de vendedores del 'mercado de la miseria' en la ronda de Sant Antoni / ARCHIVO - METRÓPOLI

Así será la pacificación de la ronda de Sant Antoni: plataforma única, bus, carril bici y verde

Janet Sanz se compromete a sacar la losa en noviembre y dice que la calle ya no tendrá más tráfico privado

Guardar
Jordi Subirana
Periodista de Metrópoli Abierta
Actualizado: 05/07/2022 20:23 h.

La ronda de Sant Antoni ya tiene un proyecto definitivo de reurbanización. Si bien el pleno aprobó recuperar la propuesta que se presentó en 2018, con el voto favorable de 31 de 41 concejales (solo los comunes se abstuvieron), la teniente de alcaldía de Ecología Urbana y Urbanismo, Janet Sanz, ha dicho que esa reforma queda descartada y la calle futura, una vez se haya sacado la losa que ocuparon las carpas provisionales del histórico mercado mientras éste se remodelaba, pasará por una gran pacificación que dejará un único carril bus de bajada, carril bici bidireccional, puntos de carga y descarga, más verde, espacios de juegos, zonas de estancia, una plaza en la confluencia de Floridablanca con Casanova y la puesta al día de la plaza del Pes de la Palla. El tráfico privado queda vetado.

Sanz ha comparecido con el concejal del Eixample, Pau González. Tanto Sanz como González son de Barcelona en Comú. En la comparecencia no había nadie del PSC, que gobierna Barcelona con los comunes, y que se ha desmarcado de forma clara del posicionamiento del partido de Ada Colau estos últimos meses: los socialistas defienden recuperar la propuesta de 2018 que planteaba un carril por sentido de circulación para buses y taxis, un carril bici bidireccional en el centro, aceras de 8,2 metros por lado y más árboles. Esta opción también plantea un carril de carga y descarga y de servicios junto al Raval. La no asistencia de Laia Bonet, regidora de Movilidad, o de Montse Ballarín, edil de Comercio y Mercados, significa que no hay acuerdo entre comunes y PSC, que llegó a decir que la retirada de la losa la haría el Instituto Municipal de Mercados y no la empresa municipal que hace normalmente estas obras, Bimsa, y que depende del área de Sanz.  

Segunda propuesta de pacificación de la ronda de Sant Antoni / AYUNTAMIENTO DE BARCELONA
Segunda propuesta de pacificación de la ronda de Sant Antoni, parecida a la que se ejecutará / AYUNTAMIENTO DE BARCELONA

Según la responsable de Urbanismo, la propuesta lanzada ha intentado reunir todas las sensibilidades vecinales y de comerciantes y asegura que tiene un amplio consenso. A grandes rasgos, los planes municipales a día hoy prevén iniciar la retirada de la losa, que desde hace más de dos años es un foco de incivismo, peleas y delitos, en noviembre. La idea es que en enero de 2023, tras las fiestas de Navidad, estos trabajos ya estén culminados. 

SIN TRÁFICO PRIVADO Y CON PIEDRA NATURAL

La futura ronda de Sant Antoni, un proyecto que se licitará en abril de 2023 para empezar las obras en junio de ese mismo año, plantea una calle de plataforma única, "de fachada a fachada, sin tráfico privado, taxis, asfalto o cemento", ha explicado la regidora. La construcción se hará con "piedra natural" y siguiendo el modelo de la superilla Eixample, la reforma de Pi i Margall o de vía Laietana, una arteria principal que ya se está pacificando. La propuesta que finalmente se hará se asemeja a una de las tres que puso el Ayuntamiento sobre la mesa y que descarta la peatonalización total. Sobre estas líneas se puede ver una imagen.

Sanz ha insistido varias veces que la propuesta es por ahora solo unos criterios, unos esbozos para realizar el proyecto. En cualquier caso, la intención del Ayuntamiento es que solo haya bus de bajada, es decir de la plaza de la Universitat hasta Comte d'Urgell, un carril bici (posiblemente central) bidireccional, grandes espacios pacificados en ambas fachadas (Raval y Eixample) y más verde -se quiere que sea estructural-. También está previsto reformar y convertir en una zona de juegos la plaza del Pes de la Palla, en el lado del Raval, y construir otra plaza en la confluencia de la ronda con Floridablanca y Casanova, por donde ahora los coches giran para subir por Casanova.

La losa de la ronda de Sant Antoni, que vecinos y comerciantes quieren fuera / METRÓPOLI - HUGO FERNÁNDEZ
La losa de la ronda de Sant Antoni, que vecinos y comerciantes quieren fuera / METRÓPOLI - HUGO FERNÁNDEZ

PUNTOS DE CARGA Y DESCARGA CON HORARIOS LIMITADOS

El proyecto contempla, a petición de las entidades de comerciantes del Raval, puntos de carga y descarga de mercancías. Pero según Sanz en ningún caso será un cordón entero. Asegura que el horario de estas zonas será limitado y regulado tanto en horas como en días. En fin de semana, por ejemplo, no se podrá cargar ni descargar. El Ayuntamiento de Barcelona no ha aclarado si estos emplazamientos sólo estarán en el lado Raval o también en el lado Eixample. Esto se definirá cuando se haga el proyecto.  

La propuesta municipal también prevé que los fines de semana, de viernes noche a domingo noche, la pacificación de la ronda de Sant Antoni sea total, con el objetivo de hacer actividades comunitarias y que sea una calle más, como por ejemplo Gran de Gràcia, que los sábados y domingos cierra al tráfico. El proyecto contempla también la pacificación de la calle de Tamarit de forma estructural y definitiva.

ACTIVIDADES EN LA LOSA DURANTE MEDIO AÑO

Mientras la losa no se quita, algo que se hará en noviembre, el Ayuntamiento tiene la intención de organizar este medio año que queda actividades en ella. González explica se colocarán cuatro ágoras, dos fijas y otras dos de provisionales destinadas al público infantil y al resto de gente. Como explicó Metrópoli, y si no se han producido cambios, estos espacios tendrán juegos y otros elementos que garanticen el confort de las actividades, que deben servir para potenciar los usos vecinales y comunitarios entre los vecinos del Raval y de Sant Antoni. La iniciativa cuesta 241.000 euros. Meses atrás, el Ayuntamiento ya planteó una reforma provisional, con camas elásticas entre otros juegos, pero los vecinos se opusieron porque creían que las zonas aumentarían el incivismo. La descabellada idea costaba 700.000 euros. Jamás se ejecutó. 

Centenares de asistentes a la fiesta de la ronda de Sant Antoni, con un ruido infernal / CEDIDA
Centenares de asistentes a una fiesta de la ronda de Sant Antoni, con un ruido infernal / CEDIDA

La "dinamización" de la losa, como la llaman los comunes, ya se ha iniciado. Hace un par de semanas, durante una celebración del centro LGTBI, los vecinos que viven en la ronda midieron hasta 94 decibelios de ruido a media tarde-noche. Una vez se haya acabado de quitar la losa, en enero de 2023, la ronda se pavimentará con unos materiales básicos y las actividades continuarán hasta que se inicie la reforma definitiva. 

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.