Los Mossos d'Esquadra han detenido este jueves a dos menores de nacionalidad marroquí por robar el móvil y arrojar por un muro a un joven de 25 años. Los hechos han ocurrido de madrugada en el parque de Joan Miró, en el distrito del Eixample, cuando la víctima salía de trabajar.

Fuentes policiales han confirmado a Metrópoli Abierta el arresto de los dos menores, a quienes se acusa de un robo con violencia. Los detenidos han pasado a manos de la unidad de menores de la policía autonómica y de la Fiscalía de Menores.

El atraco se ha producido alrededor de las 03.00 de la madrugada cuando dos menores marroquíes, tutelados por la Dirección General de Atención a la Infancia (DGAIA) de la Generalitat, han robado el teléfono al hombre y le han hecho caer por un muro de unos dos metros, ha avanzado la Cadena Ser. Poco después, los agentes han arrestado a los chicos.

El Sistema de Emergencias Médicas (SEM) ha recibido el aviso sobre las 03.15 de la madrugada y ha enviado las ambulancias a la calle de la Diputació, 18, situado junto al popular parque barcelonés. El SEM ha llevado al joven herido, con un pronóstico de lesiones menos graves, al Hospital Clínic, donde permanece ingresado. 

TUTELADOS POS LA DGAIA

Los menores detenidos residen en el Centro de Primera Acogida Miravall, en la población de Juneda (Lleida). Fuentes del departamento de Benestar Social i Família, del que depende la DGAIA, informan que se trata de un centro de protección, "no de justicia juvenil". Los jóvenes no estaban en el centro por haber cometido ningún delito, sino por no tener referentes familiares. 

Los chicos, que tienen entre 15 y 17 años, se escaparon del equipamiento el pasado sábado, aunque el centro es de régimen abierto y los menores pueden salir. Uno de ellos llegó a Catalunya el pasado noviembre y el otro este mismo mes de marzo.

La Generalitat alerta del gran incremento de menores marroquíes llegados a Catalunya en los últimos años. Entre 2016 y 2017, la cifra casi se dobló. Pasó de 864, a finales del 2016, a casi 1.500, el pasado diciembre. La razones son varias, desde el cierre de las fronteras de algunos países, a falta de expectativas en sus zonas de origen, apuntan fuentes de Benestar Social i Família.