Hace casi un año que el último recluso salió de la cárcel Modelo de Barcelona y todavía no se ha decidido qué equipamientos se van a ubicar en los emblemáticos terrenos del Eixample. Este domingo el ayuntamiento presentó la última de una serie de procesos participativos que tampoco han arrojado mucha luz sobre el futuro del solar, más allá de unas “primeras aproximaciones”, como ha reconocido el propio gobierno de Ada Colau. Como consecuencia de la dilatación del proceso las obras no podrán comenzar al menos hasta dentro de dos años.

Este es el motivo por el que el presidente del grupo municipal del PP, Alberto Fernández, ha puesto el grito en el cielo. Fernández ha reprochado a la alcaldesa que “está perdiendo el tiempo con la Modelo”. El concejal popular ha acusado directamente a Colau de estar “retrasando los equipamientos y las zonas verdes de la Modelo (el proceso participativo tenía que haber acabado a finales del año pasado) como mínimo hasta el año 2022”. Además, ha culpado a la alcaldesa de Barcelona de estar “eternizando la respuesta que reclaman desde hace muchos años los vecinos del Eixample, que tiene un gran déficit de equipamientos sociales”. “Recuperar este espacio es una oportunidad única para el distrito”, ha insistido el concejal barcelonés. 

Alberto Fernández ha recordado a Ada Colau que a principios de este año, el PP ya propuso la convocatoria de “una consulta vecinal para contemplar los posibles usos de los terrenos” que pusiera fin a tanta demora y a tanto proceso participativo estéril. “El cierre de la Modelo debe servir para hacer un proyecto en beneficio de todos los barceloneses y en especial de los vecinos de l’Eixample, y no para seminarios y mesas redondas”, ha lamentado el edil popular.

PREVISIONES MARCADAS POR LAS MUNICIPALES DEL 2019

El presidente del grupo municipal popular ha incidido en que si se hubiera convocado una consulta (algo que todavía está a tiempo de hacerse) se podrían haber definido los posibles usos de los terrenos, entre los que ha destacado los de “zonas verdes, equipamientos públicos -como una escuela, una guardería, un centro para la tercera edad y un centro de salud mental-, aparcamientos, vivienda social y la conservación del edificio por su carácter histórico”. Fernández ha criticado también que los primeros trabajos de reurbanización de la antigua prisión no comenzarán hasta 2020 “unas previsiones marcadas por las elecciones municipales de 2019 y por los posibles cambios en el gobierno municipal”, ha subrayado.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.