ARCHIVADO EN:

Cinco pasajes del barrio de la Sagrada Familia se convertirán en espacios más amables para los peatones cuando terminen las obras de remodelación que el Ayuntamiento de Barcelona ha empezado.

En concreto, los pasajes afectados por las obras son los de Ureña, Bofill, Carsí, León y Pau Hernández, ubicados en diferentes manzanas del Eixample. Los trabajos se centran en mejorar los espectos urbanísticos y paisajísticos.

Las obras cuentan con un presupuesto de 1,4 millones de euros y se han iniciado en el pasaje de Ureña, el cual pasará a ser de único nivel, verá mejorada su iluminación con la colocación de bombillas led en las fachas, perderá las jardineras actuales y se soterrarán los cables eléctricos que actualmente están en altura.

El consistorio prevé intervenir en estos pasajes por fases, en los que se mejorarán tanto los aspectos urbanísticos como paisajísticos, y se intervendrá en la movilidad y la iluminación, según ha informado este sábado el consistorio en un comunicado.


 

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.