La reforma del antiguo Cine Urgel está en vía muerta. La transformación de la que fue la sala más grande de Barcelona, con 1.832 butacas, en un interior de manzana, un supermercado Bonpreu y un aparcamiento está totalmente paralizada desde hace un año. La entrada de lo que fue el Urgel está tapiada y en el interior las máquinas ya no trabajan. El cine cerró en 2013 cuando estaba a punto de cumplir 50 años. La última película que se proyectó fue Fast & furious 6. El local se encuentra en Comte d'Urgell, entre Sepúlveda y Floridablanca.

Las obras del derribo del cine ya casi se han completado y sólo queda por retirar el techo de uralita, que se ha dejado para minimizar el impacto de los ruidos de las obras del futuro supermercado. El Urgel ocupaba prácticamente todo el interior de manzana, una superficie de más de 1.700 metos cuadrados y 13 metros de altura. Pero desde entonces ya no se ha avanzado más. El año pasado, en la presentación del proyecto a los vecinos, el distrito informó de que los trabajos culminarían en diciembre del 2017. Ahora, la nueva fecha que se baraja es el primer trimestre de 2019, según Bonpreu. Pero las obras ni siquiera han comenzado y habrá que ver si se puede cumplir el nuevo calendario.

Fuentes municipales confirman que ahora mismo se está tramitando la licencia de obras para el interior de manzana y del local comercial. Bonpreu todavía no ha entregado toda la documentación, según el Ayuntamiento. El proyecto de urbanización -ya redactado- se aprobó definitivamente en octubre del 2017 y, posteriormente, el 5 de abril de este año, se aprobó el proyecto de reparcelación. El retraso es monumental.

El nuevo interior de manzana estará delimitado por las calles del Comte d'Urgell, Comte de Borrell, Sepúlveda y Floridablanca y tendrá un acceso público desde Comte de Borrell, a través de un pasaje pavimentado, y también desde el establecimiento comercial. La reforma forma parte de un Plan de mejora urbana, aprobado por el pleno del distrito en diciembre 2015, para la ordenación de la edificación de las fincas de las calles de Comte d'Urgell, 29-33 y Comte Borrell, 82.

La superficie total que se debe transformar es de 2.652 metros cuadrados. La cadena de supermercados Bonpreu es quien ejecuta y paga la obra y el acuerdo es que cederá gratuitamente a la ciudad el interior de manzana, que tendrá casi mil metros cuadrados y se situará en una cota inferior a la de la antigua sala de cine 

interior de manzana cine urgel
Imagen del interior de manzana del cine Urgel, tras la remodelación prevista / AJUNTAMENT DE BCN

APARCAMIENTO

El Ayuntamiento dice que el establecimiento comercial tendrá entre 1.300 y 2.500 metros cuadrados. Según el presidente de la asociación de vecinos de Sant Antoni, Pep Sala, el supermercado tendrá dos plantas, una soterrada y otra donde estaba el vestíbulo del cine. El proyecto, si no se ha modificado, prevé incorporar una cubierta verde en el supermercado. La reforma incluye la construcción de un aparcamiento subterráneo, de unos 700 metros cuadrados, ligado a la superficie comercial. Tanto el acceso al Bonpreu como al párking se hará por Comte d'Urgell.  

Sala dice que Sant Antoni está muy necesitado de espacios ajardinados como el que se quiere abrir en el antiguo cine. "Es un barrio muy denso, con pocas zonas libres. Ahora se han ganado algunas en los aledaños del nuevo mercado, pero siguen faltando. Los interiores de manzana son zonas que funcionan muy bien, especialmente para familias con niños se que se pueden guarecer en ellas del tráfico".

En el barrio de la Sagrada Família se está llevando un proyecto similar en lo que fue el antiguo cine Niza. En la vieja sala abrirá un supermercado Mercadona, y el interior de manzana incluye una zona verde y un espacio de juegos infantiles. El proyecto también prevé un edificio de viviendas. A diferencia del Urgel, la reforma del Niza se está ejecutando con la oposición de la asociación de vecinos, partidaria de recuperar la sala para el barrio. En compensación, el Ayuntamiento ha construido un ateneo popular en la calle de Nàpols. 

CASI 50 AÑOS

El cine Urgel abrió sus puertas en septiembre de 1963 con la proyección de la película Carmen Jones de Otto Preminger. Con su clausura, en 2013, el Urgel se unió a otros cines históricos de la ciudad que ya habían bajado la persiana por aquel entonces: Savoy, Alcázar, Palacio del Cinema, Club Coliseum, Montecarlo, Astoria, Cataluña... La lista es larga. La falta de rentabilidad económica ha sido la causa del cierre de la mayoría de salas. En los años de máximo apogeo, la sala proyectó títulos míticos de la historia del cine como Lawrence de Arabia, Tiburón y En busca del arca perdida. En los últimos años, el Urgel apostó por el cine 3D y por las sesiones Phenomena, con películas populares de los años 70, 80 y 90. Pero ni así se salvó del cierre.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.