El proyecto que Ada Colau ha presentado este martes sobre la transformación de la cárcel Modelo no ha gustado a la oposición, como casi todo lo que hacen los comuns. Los grupos municipales (casi) en pleno han criticado que el plan del gobierno municipal no ha sido consensuado con el resto de los partidos y que ha aprovechado el periodo de precampaña para presentatlo. Los ataques también denuncian que Colau olvida equipamientos claves para el barrio. El PSC ha calificado la propuesta de "chapuza urbanística".

La propuesta de los comuns para la antigua prisión prevé siete equipamientos, 150 pisos públicos, un gran parque verde y la construcción de un espacio de memoria histórica en la cuarta galería de la Modelo, que permanecerá intacta. Las obras se iniciarán a finales de 2020 y se espera que estén acabadas en 2022. Eso, sí, finalmente, Colau cuenta con la mayoría suficiente para aprobar la modificación del Plan General Metropolitano, algo que ahora no está garantizado. La inversión prevista será de 94 millones de euros.

EQUIPAMIENTOS 

Aunque la teniente de alcaldía, Janet Sanz, ha dado por hecho que el proyecto contará con los avales políticos necesarios, pero las críticas vertidas por la oposición a Colau no auguran un camino plácido a la alcaldesa. No sería la primera vez que algunos grupos municipales tumban alguna propuesta de Colau, como el tranvía por la Diagonal.  Los equipamientos previstos son un instituto-escuela, una residencia para gente mayor, un polideportivo, un centro para jóvenes, un espacio de memoria histórica, un edificio que se destinará a la economía colaborativa y social y una guardería.

A la regidora de Ciutadans, Carina Mejías, le ha sentado muy mal el "oportunismo de Colau", que ha presentado la iniciativa en plena precampaña. "Ante su fracaso de política de vivivienda, la presentación del proyecto llega mal y tarde". Ciutadans ha asegurado que no podía avanzar el sentido del voto porque acaba de conocer los planes para la Modelo.

En términos parecidos se ha expresado Francina Vila, del PDeCAT. "Colau habla de trabajo conjunto y de consenso político, pero nuestro grupo no ha sido consultado". La regidora añade que ahora mismo ven los planes de Colau para la Modelo como "confusos", donde no queda claro qué y cómo se preserva, ni qué es lo que se derribará. "Nuestra prioridad es recuperar verde porque entendemos que el Eixample es un distrito muy denso y falta zona verde, juntamente con la necesario construcción de equipamientos".

SIN ACUERDO CON LA GENERALITAT

El regidor socialista Daniel Mòdol ha subrayado que el proyecto urbanístico de la Modelo es una "chapuza urbanística", con equipamientos amontonados y poca calidad urbana. Mòdol opina que no se aprovecha la transformación para construir todos los equipamientos educativos que necesita el barrio. El concejal socialista también ha criticado que Colau anuncie la edificación de una residencia de gente mayor sin tener el visto bueno de la Generalitat -la administración que la tiene que levantar y pagar- y perfectamente se puede dar el caso de que acabe teniendo que renunciar.

El presidente del PP en el Ayuntamiento de Barcelona, Alberto Fernández, ha valorado como "una burla" a los vecinos presentar ahora el proyecto cuando ha tenido todo el mandato para llevarlo a cabo. "La alcaldesa vuelve a gesticular con planos porque es incapaz de gobernar con obras”, ha subrayado Fernández, que también ha criticado que las obras tardarán entre dos y tres años en iniciarse.

Algo menos beligerante se ha mostrado ERC. La regidora Trini Capdevila ha celebrado la presentación del proyecto, pero se muestra disconforme con que el plan no contemple un equipamiento de salud mental, como el Ayuntamiento se había comprometido con los vecinos. Los republicanos también han pedido al gobierno de Colau que la intervención arquitectónica sea respetuosa con la Modelo.