Las obras para llevar a cabo la gran transformación de Modelo en un espacio de usos ciudadanos se iniciará a finales de 2020. Este es el calendario con el trabaja el gobierno de Ada Colau para convertir la antigua cárcel barcelonesa en siete equipamientos, 150 pisos públicos y un gran parque verde. La transformación de la prisión también prevé incorporar un espacio de de memoria para recordar la represión que se vivió entre sus paredes durante sus 133 años de historia.

En una rueda de prensa convocada este mismo martes a la misma hora que Manuel Valls había citado a la prensa en el Raval hace ya varios días, la alcaldesa Ada Colau ha dado a conocer los detalles de unas esperadas obras que permitirán a la ciudad "ganar dos islas del Eixample". La transformación debería estar lista, según los planes municipales, en 2022. Los trabajos costarán unos 94 millones de euros, de los que el Ayuntamiento desembolsará 47,6 millones y los restantes 46,7 otras administraciones y entidades consorciadas, aunque la mayoría de esta inversión corresponderá a la Generalitat.

GUARDERÍA Y RESIDENCIA

Los equipamientos que tendrá la antigua cárcel serán un instituto-escuela, una residencia para gente mayor, un polideportivo, un centro para jóvenes, un espacio de memoria histórica, un edificio que se destinará a la economía colaborativa y social y una guardería. Estos edificios, junto a las 150 viviendas públicas (con unos 12.000 metros cuadrados de techo), se construirán en las calles de Nicaragua i de Rosselló. Las obras permitirán revertir un déficit histórico de pisos asequibles y equipamientos en el Eixample, ha recordado la teniente de alcaldía y responsable del área del Urbanismo, Janet Sanz.

El espacio de memoria quiere recordar la historia de la Modelo como lo que fue, "una cárcel represiva durante la dictadura", ha subrayado Colau. El proyecto conservará intacta la cuarta galería -la misma donde se ubicará el espacio de memoria-, mientras que en el resto de galerías se llevarán intervenciones arquitectónicas para albergar los equipamientos. Sin embargo, la transformación permitirá reconocer que allí antiguamente estuvo la Modelo. Sanz ha destacado que el singular panóptico de la prisión se transformará en una plaza cubierta.

El gran parque verde se construirá entre las calles de Entença y Rosselló. La zona quiere dotar a la ciudad de un nuevo pulmón verde. Tendrá unos 14.000 metros cuadrados y a éstos se sumarán los de la cubierta verde del polideportivo, los patios de las escuelas y otros 4.200 metros cuadrados de espacios libres. En total, Barcelona ganará unos 20.000 nuevos metros cuadrados verdes.

La transformación de la Modelo implica la modificación del Plan General Metropolitano (PGM). La teniente de alcaldía de Urbanismo espera que la aprobación inicial de la modificación del PGM se pueda hacer este mandato y la aprobación definitiva entre junio y julio del próximo año, cuando se celebre el primer pleno tras las elecciones de mayo. Sanz ha dicho que espera contar con el consenso político de la mayoría de grupos políticos para sacar adelante el proyecto.

El Ayuntamiento tiene la intención de convocar un concurso internacional de arquitectos para la redacción de los proyectos. La redacción se espera que se pueda empezar a principìos de 2020 y, si no se producen retrasos, las máquinas entrarán en la Modelo dentro de dos años, a finales del 2020.