Ignorancia, despreocupación e indiferencia. Eso es lo que llevan recibiendo durante casi tres años las familias del centro educativo Entença de Barcelona después de que el gobierno de Colau les prometiera una localización definitiva para el centro.

Parece ser que poco importa al consistorio de Ada Colau que la Agència de Salut Pública de Barcelona haya desaconsejado la actual residencia del colegio debido a que se encuentra en un área de influencia de ondas electromagnéticas.

RIESGO PARA LA SALUD

Los alumnos y las familias se encuentran en una situación de desamparo total. Llevan aguantando largas por parte del Ayuntamiento desde el nacimiento de la escuela. La promesa de una reubicación definitiva, que dejaría atrás la actual situación de impartir clases en módulos prefabricados con una subestación eléctrica anexa, no ha llegado después de todo este tiempo.

Actualmente se desconoce hasta que punto puede afectar a la salud de los niños la exposición a este tipo de ondas, lo que supone una situación de alto riesgo para los escolares que poco parece importar a Colau y su equipo.

ESCUELAS SIN CONTROL

Por si fuera poco el castigo que ya está recibiendo el colegio, el gobierno de Colau ordenó la construcción de otra escuela en la que iba a ser la ubicación definitiva del centro educativo Entença.

El plan descontrolado de creación de nuevas escuelas potenciado desde el consistorio relegó al colegio a quedarse con su inseguro emplazamiento sin que el Ayuntamiento les diera ninguna explicación.

DESCONOCIDO PARA PISARELLO

Los miembros de la Associació de Famílies d'Infants de l'Escola Entença se han mostrado sorprendidos ante la ignorancia de Gerardo Pisarello ante esta cuestión.

El regidor de l'Eixample pasó por delante de la protesta de las familias en primera instancia sin tan siquiera preocuparse por lo que estaba pasando. Más tarde, decidió acercarse a los manifestantes reconociéndoles que no tenía ni idea de la situación que se estaba viviendo en el centro educativo.

FAMILIAS EN LUCHA

El hartazgo de la asociación de familias ha llevado a que algunos de sus representantes se hayan encerrado en el Ayuntamiento hasta conseguir la solución prometida por el gobierno municipal.

Por el momento, y gracias a esta acción, han conseguido una reunión con Ada Colau el próximo lunes a las 16:30 horas. Constanza Saavedra, representante de la AFI, ha explicado a Metrópoli Abierta que las familias quieren una compromiso totalmente sólido que les asegure la reunión con la alcaldesa y, si no lo reciben, están dispuestos a “quedarse a dormir en el Ayuntamiento hasta que se celebre la reunión, aunque esto implique pasar todo el fin de semana”.

FINALIZA EL ENCIERRO

Las familias han dado por finalizada su estancia en dependencias municipales las 14 horas de este viernes. Además de la confirmación de la reunión con Ada Colau, la Assocació de Famílies d'Infants de l'Escola Entença tendrá un encuentro el próximo jueves 7 de marzo con la Gerencia del Consorcio de Barcelona, el Ayuntamiento y la Generalitat para solventar el problema de manera definitiva.