El Eixample es el distrito con más accidentes de tráfico de toda España. Esta zona, que proyectó Ildefons Cerdà y simboliza la gran transformación de Barcelona en el siglo XIX, registró 3.146 accidentes con heridos en 2016, una cifra muy superior a los 974 percances con personas afectadas que se registraron en el distrito de Salamanca, el de mayor siniestralidad de Madrid.

La Guàrdia Urbana, según datos facilitados por el Ayuntamiento de Barcelona, intervino en 9.330 accidentes, con un balance de 28 muertos (uno más que en 2015) y 194 heridos graves (cinco menos que un año antes). Los heridos leves en la capital catalana pasaron de 11.595 en 2015 a 11.866 hace dos años.

La distribución geográfica de los accidentes de tráfico en Barcelona certifica que uno de cada tres percances se producen en el Eixample, un distrito con calles y avenidas muy concurridas. Las seis zonas con más accidentes son Avenida Diagonal con Pau Claris, Pau Claris con Roselló, Gran Via con Sicília, Gran Via con Villarroel, Aragó con Balmes y Aragó con Pau Claris.

El segundo distrito con más siniestralidad fue Sant Martí, con 1.093 accidentes con heridos, seguido de Sants-Montjuïc (980) y Sarrià-Sant Gervasi (913).

MÁS MUERTOS EN MADRID

En Madrid, el distrito con más percances es el de Salamanca. De los 1923 accidentes registrados, en 974 hubo heridos y se contabilizaron tres muertos. En Chamartín, otra zona acomodada de la capital de España, la siniestralidad también fue muy elevada, con 1.814 accidentes, 907 heridos y tres muertos. El doble de personas (seis) perecieron en accidente en Fuencarral-El Pardo. En Madrid se registraron 35 fallecidos por accidente de tráfico, siete más que en Barcelona, aunque su población es muy superior.

Un accidente en el Eixample por culpa del viento / PAULA BALDRICH
Un accidente en el Eixample por culpa del viento / PAULA BALDRICH

Las estadísticas facilitadas por el Ayuntamiento de Barcelona también indican que 16 de los 28 muertos eran peatones. En 2016 fallecieron siete conductores de motocicletas, tres conductores de bicicletas, un conductor de ciclomotor y un conductor de turismo. En 2015, en cambio, la mayoría de las 27 víctimas mortales eran conductores de motocicletas (17). Hace tres años perecieron seis peatones, dos conductores de turismo y otros dos pasajeros de turismo.

LAS CAUSAS DE LOS ACCIDENTES

Los accidentes, mayoritariamente, están asociados a un consumo excesivo de alcohol, causa indirecta de 185 accidentes. Los otros motivos más habituales fueron problemas con el asfalto (86), un exceso de velocidad (56), drogas o medicamentos (6) y el estado de la señalización (5).

La primera causa directa de los accidentes de los conductores fue, en 1.408 casos, una falta de atención. Los otros motivos más habituales en los siniestros fueron no respetar las distancias (1.198) y un giro indebido o sin precaución (1.137).

Con el objetivo de reducir la elevada siniestralidad, el gobierno que lidera Ada Colau propone “un incremento de espacios pacificados en la ciudad, el despliegue de superillas y triplicar los actuales kilómetros del carril bici”, entre otras medidas. Estas opciones, no obstante, cuentan con muchos detractores en la ciudad. Un claro ejemplo es el rechazo mayoritario de los vecinos de la zona a la Superilla del Poblenou de su barrio que se puso en marcha hace ya más un año y las quejas de muchos usuarios del coche por la proliferación de carriles bici en todos los barrios.