El segundo violador del Eixample, Alejandro Martínez Singul, ha sido detenido este fin de semana por los Mossos d'Esquadra después de protagonizar una pelea familiar, en el que las víctimas fueron su madre y su hermana. Este nuevo caso de violencia doméstica tuvo lugar el sábado en un piso de La Llagosta. El violador fue condenado en 1993 a 65 años de cárcel por 10 violaciones y otros cuatro intentos a niñas y adolescentes de entre 10 y 15 años.

La policía autonómica se presentó en el domicilio de la familia a última hora del sábado tras recibir una llamada de los parientes de Martínez Singul. Cuando, los agentes llegaron, el segundo violador del Eixample no los dejó entrar y amenazaba con autoesionarse si los Mossos intentaban acceder a la casa. Tras pedir refuerzos, la policía pudo entrar en el piso y detener a Martínez Singul, que fue acusado de un delito de violencia dentro del ámbito doméstico y está a la espera de ser puesto a disposición judicial.

16 AÑOS DE PRISIÓN

Por la citada condena de 1993, este violador reincidente, que asaltaba siempre a sus víctimas en el rellano o en el ascensor de la viviendas, cumplió 16 años de prisión, el máximo que le correspondía según el antiguo Código Penal, y salió sin que estuviera rehabilitado. Su puesta en libertad abrió un debate jurídico sobre las medidas que se deben adoptar ante violadores y asesinos reincidientes, informa la agencia EFE.

Nada más salir de la cárcel, Martínez Singul protagonizó nuevas agresiones sexuales, y en 2008 fue detenido y extraditado a Francia, donde cumplió nueve meses de cárcel en Perpiñán por exhibicionismo ante una menor. Y en 2010, la Audiencia de Barcelona le condenó a tres años y nueve meses de cárcel por intentar abusar de una niña de 12 años.

El violador salió de la cárcel en julio del 2013 tras someterse a un programa psicosocial y a tratamiento farmacológico de inhibición del deseo sexual.