La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha defendido este martes la instalación de los bloques de hormigón en la calzada para ampliar el espacio para el peatón y reducir la velocidad en las calles de la ciudad: "Estamos haciendo una transformación que no tiene marcha atrás".

SEGÚN COLAU, SE HA REDUCIDO LA VELOCIDAD

Lo ha dicho en rueda de prensa preguntada por esta cuestión, después de que la Fiscalía Provincial de Barcelona haya abierto una investigación a raíz de una denuncia por los bloques de hormigón que el Ayuntamiento de la capital catalana ha instalado en algunas calles del distrito del Eixample.

"Allí donde se han puesto estos elementos, y que ahora son objeto quizás de una investigación de la Fiscalía, se ha reducido la velocidad y eso disminuye la probabilidad de un accidente", ha explicado Colau.

"NO TIENE MARCHA ATRÁS"

La primer edil ha alertado de que la velocidad es la causa por lo que los accidentes de tráfico son más graves y ha asegurado que más del 95% de estos están relacionados con los coches y las motos: "No nos resignamos a tener centenares de accidentes graves en nuestra ciudad y planteamos una reducción de la velocidad".

En ese sentido, ha insistido que seguirán pacificando calles, ganando espacio para que la gente pueda pasear de "forma segura y agradable" y para ganar espacio como medida sanitaria por el Covid-19, y ha sentenciado que es un cambio de modelo de ciudad que no tiene marcha atrás.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.