Los presupuestos participativos municipales de Colau para 2017 destinados al distrito de l'Eixample no se han ejecutado de la manera deseada por sus habitantes. Esto es lo que denuncia en Twitter un vecino, Guille López, quien ha aportado información que prueba la aceptación de su propuesta, los fondos destinados a ella y la realidad con la que se ha encontrado un tiempo después.

El consistorio municipal puso en marcha hace dos años un proceso participativo por valor de 52.500€ para que fueran los vecinos quienes, mediante sus votos, decidieran en qué mejora preferían invertirlo. La propuesta ganadora fue la del denunciante, quien presentó un “plan de reducción de la contaminación de los vehículos comerciales en el barrio”. Este proyecto, mayoritariamente votado y aceptado por el Ayuntamiento, contemplaba la realización de un estudio sobre la viabilidad y el impacto de la aplicación de medidas de mayor restricción respecto a la contaminación permitida a los vehículos que desarrollan actividades comerciales.

INCUMPLIMIENTO DE PLAZOS

Pese a la aprobación social y política de la propuesta, en primera instancia se produjo un incumplimiento respecto a la fecha de ejecución de este plan. Según el propio aplicativo online de los presupuestos participativos, bautizado como “Dóna forma a l'Eixample”, este plan de reducción de contaminación se habría ejecutado entre el 13 de marzo de 2017 y el 30 de marzo de 2018. Pese a la confirmación, finalizado el plazo el proyecto no había sido ejecutado.

La respuesta del regidor del distrito y número dos de Colau, Gerardo Pisarello, fue que en el mes de mayo se materializaría la petición. Aunque la realidad, distinta a las palabras del primer teniente de alcalde, fue la modificación de la propuesta ganadora. Para sorpresa del denunciante y de los 200 votantes favorables a su proposición, el Ayuntamiento cambió este plan por un proyecto titulado “Recomendaciones co-creadas para la reducción de la contaminación en el barrio de Sant Antoni, l'Eixample”, un documento donde se incluyen ideas de los vecinos que diverge del planteamiento inicial realizado por Guille López y suscrito por un generoso número de vecinos de la zona.

PRESUPUESTO

El nuevo plan, al que fueron destinados 52.500€ del erario público, ha incluido acciones como la realización de dos talleres participativos con los vecinos del barrio de Sant Antoni, o acciones de carácter simbólico como el establecimiento de un “día sin coches” en el que se llevó a cabo una campaña de concienciación para la ciudadanía, unos contenidos muy distintos y difícilmente justificables respecto a la propuesta formulada por el vecino de l'Eixample que fue aprobada mayoritariamente.