La proliferación de narcopisos en el Raval pasa factura a Ada Colau. Los barceloneses castigan la inacción del gobierno municipal y los propios votantes de Barcelona en Comú suspenden la gestión de la alcaldesa, que obtiene un 2,5 de puntuación global, según el segundo Barómetro de Barcelona elaborado por Centre d'Estudis Sociològics para Metrópoli Abierta.

La inseguridad, muy vinculada en Ciutat Vella a la expansión de los narcopisos, se ha convertido en el gran problema de Barcelona. Los simpatizantes de todas las formaciones políticas censuran la falta de respuestas contundentes de la administración local contra un fenómeno que amenaza la convivencia en el Raval. El dato más significativo es que el 60,5% de los votantes de Barcelona en Comú suspenden a Colau, que obtiene un 3,3 de puntuación entre sus seguidores. Los votantes de Ciutadans y de CiU en 2015 rebajan la nota hasta un 1,7.

SUSPENSO EN TODOS LOS DISTRITOS

El rechazo a la gestión del gobierno municipal es unánime entre los votantes de todas las formaciones políticas y en todos los distritos. En Ciutat Vella, el más afectado por los narcopisos, Colau obtiene un 2,5. Es decir, un muy deficiente. La calificación más baja, sin embargo, la obtiene en Nou Barris, el distrito más popular de Barcelona, con un 2,0. En Sarrià-Sant Gervasi también se muestran muy críticos con la primera edil, calificada con un 2,2.

Más del 70% de los barceloneses, según los datos demoscópicos, suspenden al Ayuntamiento en la gestión de la inseguridad vinculada a la existencia de narcopisos en el Raval.

AUMENTA EL DESCONTENTO CON COLAU

El segundo Barómetro de Centre d'Estudis Sociològics para Metrópoli Abierta destapa la creciente impopularidad de Colau. En octubre, el 65% de los barceloneses admiten que están descontentos con la gestión de la alcaldesa. En junio de este año, la cifra era del 57%.

Las mayores críticas a Colau se centran en su tibieza para combatir los hechos delictivos. El 48,5% de los ciudadanos recalcan que la falta de seguridad es el aspecto que más ha empeorado Barcelona en los últimos cuatro meses. Los barceloneses también perciben que su ciudad está cada vez más sucia.

La primera edil también suspende en la gestión del top manta, de la crisis de los taxis, las entradas y salidas de Barcelona y la proliferación de patinetes.

Vendedores del Top Manta comiendo en plena calle / HUGO FERNÁNDEZ
Vendedores del top manta, en Barcelona

MÁS TOLERANTES CON EL TURISMO

El turismo, en cambio, ya no suscita tantos recelos. Sólo el 19,8% de los barceloneses lo percibe como un aspecto negativo. Los ciudadanos se muestran mucho más preocupados por el aumento de la inseguridad y la falta de una política de vivienda efectiva.

En la anterior entrega del segundo Barómetro detallamos que uno de cada tres barceloneses afirman que han sufrido algún tipo de delito desde 2015. El porcentaje se acerca hasta el 50% entre los ciudadanos de 18 a 34 años.

Los resultados obtenidos en esta encuesta del Centre d'Estudis Sociològis sobre el grado de satisfacción y descontento de los barceloneses se han obtenido tras realizar 600 entrevistas a hombres y mujeres de 18 o más años empadronados en Barcelona, con derecho a voto en las elecciones municipales de 2019. El nivel de confianza para los resultados es del 95,5%. El trabajo de campo mediante entrevistas se realizó entre el 8 y el 17 de octubre de 2018.