Nueva actuación polémica de la Guardia Urbana en Barcelona. Hasta seis agentes –cuatro de paisano y dos uniformados– han reducido a un mantero que se encontraba en La Rambla, a la altura del número 91 de la vía de la ciudad.

El suceso se ha producido hacia las 14:45 horas, cuando los agentes policiales han arrestado a un vendedor ambulante que habría provocado daños en la puerta y en una de las ventanas de un vehículo de la Guardia Urbana, en el marco del dispositivo iniciado por Batlle para erradicar la venta ambulante en los puntos turísticos de Barcelona.

DELITOS ATRIBUIDOS

El detenido está acusado de los delitos contra la propiedad industrial, desobediencia, resistencia y daños en el vehículo de los agentes. Por contra, el portavoz del Sindicato Popular de Vendedores Ambulantes de Barcelona Lamine Sarr señala que su compañero “solo estaba vendiendo” en el momento de su arresto. La misma entidad ha denunciado que la policía los trata "como animales".

Con este último caso ya son 20 las personas detenidas en el dispositivo de seguridad que empezó el pasado lunes 30 de julio en Barcelona. Desde que arrancó, de la mano del teniente de alcalde de seguridad Albert Batlle (PSC), agentes de los Mossos d’Esquadra, la Guardia Urbana y otros miembros del cuerpo policial han incrementado su presencia en el Port Olímpic, Plaza Catalunya y otros puntos turísticos de la ciudad.

Esta acción llega justo 24 horas después de que los tenientes de alcaldía Jaume Collboni (PSC) y Janet Sanz (BComú) fumaran la pipa de la paz con los manteros. Con el objetivo de zanjar la situación de la forma más pacífica posible han acordado crear una mesa para abordar durante la semana que viene la problemática de forma integral. Esto se traduce en abrir un espacio de diálogo estable entre representantes municipales y de los manteros. El consistorio recuerda a los representantes que la venta ambulante no autorizada "no es posible" en Barcelona.