La situación de caos en las calles que se vive en el distrito de Ciutat Vella está llegando a extremos inimaginables. En apenas 72 horas, en tres zonas distintas del distrito, los vecinos han grabado en vídeo tres brutales peleas entre miembros de grupos que, presuntamente, luchan por el dominio de la zona en la que se encuentran.

Las peleas, en las que los protagonistas usan desde un martillo hasta palos o cualquier objeto contundente que encuentran en la calle, se producen en plena vía pública ante la mirada atónita de los transeúntes.

A MARTILLAZO LIMPIO

En uno de ellos, cuatro presuntos delincuentes están apostados en una esquina, muy probablemente en el barrio de la Barceloneta, mientras un vecino los graba desde una ventana. De improviso, aparece una persona que se encara con uno de ellos y le golpea con un martillo.

Los tres compañeros del agredido, que muestra los efectos de los golpes que ha recibido, salen en su defensa y se enfrentan al agresor, que se defiende usando el martillo que lleva en la mano. El vídeo termina cuando los protagonistas desaparecen por una esquina, aunque es muy probable que la pelea continuase.

PALOS, LATAS Y CARRERAS

En este vídeo, se comprueba como los grupos mafiosos sienten que pueden actuar con total impunidad sin importar quién está delante.

En este caso, la confrontación tiene lugar ante la mirada de los trabajadores del servicio de limpieza. Las armas que usan los protagonistas de la pelea son de lo más diverso: latas de cerveza, que son lanzadas contra los rivales, y los palos que miembros de ambos grupos llevan en sus manos.

Un grupo de lateros se enfrenta a otro grupo lanzándoles las latas de cerveza que tienen en las manos. Sin embargo, pronto emprenden la huida ante la persecución del grupo rival, cuyos componentes inician la carrera blandiendo palos en sus manos. El vídeo termina cuando uno de los perseguidores se percata de que una persona está grabando la escena.

PUÑETAZOS, PATADAS Y UNA LAVADORA

La escena de este vídeo muestra la pelea a puñetazo limpio entre cuatro personas, en la que una de ellas golpea con saña a las otras. Una de estas coge la tapa de una lavadora e intenta golpear al agresor, que mantiene su nivel de agresividad mientras unos vecinos solo pueden limitarse a mirar, a proteger sus enseres y a esperar que la pelea se acabe o que se vaya trasladando hacia otros lugares.

DENUNCIA DEL CSIF

La difusión de estos vídeos ha provocado la reacción de los responsables del sindicato CSIF. El portavoz del sindicato, Eugenio Zambrano, ha afirmando: “Este caos es producto de la falta de autoridad de Ada Colau”.

Según Zambrano, esto es una clara muestra del fracaso de la política de seguridad que se ha llevado a cabo en la actual legislatura, “un modelo que ha fracasado” por muchas razones. La falta de recursos humanos y materiales, que el sindicato ha denunciado en repetidas ocasiones, ha provocado un “aumento de la actividad criminal del 26 por ciento en la ciudad”.

Y añade: “Colau ha querido convertir una policía democrática en una policía política al servicio de su partido y no de los ciudadanos”.