Las lluvias torrenciales que han caído en la ciudad de Barcelona y que han provocado graves inundaciones en algunas zonas de Ciutat Vella hacen prever un futuro no muy halagüeño para los habitantes de la zona.

Si, como confirman los científicos, este tipo de fenómenos meteorológicos abruptos serán cada vez más frecuentes, a los vecinos de la zona del Raval que han sufrido inundaciones en los últimos meses cada vez que ha llovido torrencialmente en la ciudad les quedan unos meses de sufrimiento.

Tal y como ha confirmado la directora general de Barcelona Cicle de l'Aigua, Cristina Vila, las obras de adecuación de la red de alcantarillado de la zona del Paral·lel no estarán concluidas hasta el próximo mandato. Por el momento, se ha acabado la primera fase, la segunda, que está en marcha, no concluirá hasta 2019, y la tercera no empezará hasta el próximo mandato.

EXTRAORDINARIAS

La justificación que ha ofrecido Cristina Vila ha sido que los 80 litros por metros cuadrado que han caído en apenas una hora en la zona de Montjuïc “son completamente extraordinarias”, y ha advertido de que “no se puede llegar a proteger a toda la ciudad contra todo, aunque se debe mejorar”.

Según la directora general de Barcelona Cicle de l'Aigua “toda el agua que cae en superficie en Montjuïc y que no puede ser captada por las bocas de alcantarillado llega por gravedad a esta zona de la ciudad. Además, se une la que baja de Diagonal y Ciutat Vella, por lo que la acumulación es excesiva”.

Por esta razón se iniciaron las obras de ampliación del colector del Paral·lel, aunque la tardanza en la ejecución de las mismas está generando muchos problemas a los vecinos de la zona.

Hay que tener en cuenta que la mayor cantidad de agua ha caído en la zona de la Ciutat Universitària de Diagonal, donde las estaciones meteorológicas han registrado algo más de 70 litros por metro cuadrado, mientras que en la zona del Raval apenas han caído unos 39 litros por metros cuadrado.