La Policía de Barrio de Ciutat Vella, perteneciente a la Guardia Urbana, ha llevado a cabo una inspección este jueves en un piso situado en el barrio de Sant Pere, Santa Caterina i la Ribera que se utilizaba como almacén ilegal para la venta ambulante.

En el interior de la vivienda, los agentes han intervenido y precintado hasta seis frigoríficos con 1.157 latas de cerveza y 140 botellas de agua.

TRAS EL GOLPE A LOS LATEROS

Esta intervención ha sucedido tan solo un mes después de que un macrooperativo de Mossos d'Esquadra, Guardia Urbana y Policía Nacional contra lateros paquistaníes se saldara con la detención de 50 personas y la incautación de 2 kilos de cocaína y 3 de heroína.

La investigación se inició hace más de un año, después de que en los últimos meses se hubiera intensificado la venta de droga entre este colectivo.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.