Hace casi un mes, Ada Colau y Xavier Trias firmaron un acuerdo para poner en marcha un plan de choque contra los narcopisos del Raval. En opinión del concejal socialista, Jaume Collboni, en estas cuatro semanas no se ha visto ninguna mejora y la iniciativa ha quedado en una "nueva cortina de humo y en un acuerdo para la galeria", afirma.

El líder del PSC en el Ayuntamiento de Barcelona dice que los vecinos de Ciutat Vella continuan alertando del aumento de situaciones problemáticas. "Son muchas las asociaciones, entidades y barceloneses que nos avisan que a las puertas del verano no se ha hecho nada para mejorar la situación". Para Collboni, se siguen reproduciendo las imagénes de descontrol por venta de drogas y violencia en la calle y la proliferación de narcopisos.

UNA AGENCIA DE PROXIMIDAD

El PSC cree que revertir la situación del Raval pasa por poner en marcha las 34 medidas que presentó en el pleno municipal de mayo. Como punto estrella, Collboni propone crear una agencia de Ciutat Vella que trabaje la transformación urbana y el dinamismo económico y social en los barrios. Los socialistas quieren recuperar el espíritu de Foment de Ciutat Vella y PROCIVESA, la dos agencias municipales que fueron claves en la transformación histórica del distrito entre 1988 y 2011. "Ciutat Vella no se puede perder. Se puede hacer mejor. Pero hay que pasar a la acción".

"Con la creación de la agencia Foment de Ciutat Vella queremos recuperar un operador de proximidad para seguir construyendo vivienda pública y apostando por actuaciones que favorezcan el comercio de proximidad", apunta Collboni. A modo de de ejemplo, el PSC asegura que ahora se invierten en Ciutat Vella 1.000 euros menos que en tiempos de Jordi Hereu, 2.185 euros por 1.117. Collboni propondrá la creación de la citada oficina en el pleno de julio.

Collboni ha anunciado que tiene previsto poner en marcha una campaña informativa para dar a conocer las 34 medidas. La campaña, bautitzada como Fem Ciutat Vella, conllevará presentaciones en los distintos barrios del distrito, en las que se recogerán aportaciones de los vecinos, y acabará a finales de año con una convención para hablar de Ciutat Vella.