El Teatre Arnau seguirá abandonado y degradado sine die. A pesar de que la comisión de gobierno del Ayuntamiento de Barcelona aprobó inicialmente el jueves, 25 de marzo, el proyecto ejecutivo de la rehabilitación del histórico espacio del Paral·lel [ver aquí el texto de la comisión de gobierno, punto 24] y se sabe cuánto costará la reforma, unos 11,6 millones, las obras siguen sin calendario.

En la comisión de Cultura de este martes, el teniente de alcaldía Joan Subirats ha reconocido que la recuperación del Arnau sigue sin fecha. "El principal problema del Arnau es de inversión", ha subrayado Subirats. El responsable del área de Cultura ha explicado que la pandemia ha obligado a reformular el presupuesto municipal y, por lo que parece, el histórico teatro no entra dentro de las prioridades del Ayuntamiento. "Falta la inversión para comenzar las obras".

LO COMPRÓ JORDI HEREU EN 2011

Este 2021 se cumple una década desde que el Arnau fue comprado por el Ayuntamiento de Barcelona. Lo hizo el entonces alcalde Jordi Hereu en febrero de 2011, en plena precampaña de las municipales, por algo más de dos millones de euros. En la última década, poco se ha avanzado para recuperar el Teatre Arnau. Eso sí, el espacio escénico está mucho peor, degradándose cada día que pasa por la inacción municipal

En febrero de 2018, la entonces regidora de Ciutat Vella, Gala Pin, anunció la reforma para 2019 con la idea de que a lo largo de 2018 se redactara el proyecto ejecutivo. Atrás quedó la intención de derribar el teatro por deficiencias estructurales, como el gobierno de Ada Colau había dicho en 2016, y posteriormente, asegurar que se podría salvar sin necesidad de echarlo al suelo

ABIERTO EN 1894

Subirats ha comentado que la única partida para este 2021 es de 100.500 euros e incluye la redacción del proyecto y asistencias técnicas. El arquitecto Roger Tudó dijo a Metrópoli Abierta el pasado enero que el proyecto ya estaba terminado. 

El teatro, que abrió en 1894, tendrá un espacio escénico multidisciplinar para albergar música, teatro, circo y danza con una capacidad de algo más de 200 butacas.

Cuando se haga la reforma integral, entre los elementos que se preservarán del viejo edificio figuran la fachada, la boca del escenario, la forma de herradura de la sala, la barandilla del anfiteatro y toda la estructura de madera.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.