ARCHIVADO EN:

Levantarse pronto para trabajar. Ese es el destino de buena parte de los vecinos que habitan en el Raval. Y necesitan descansar. Por eso, cuando los ruidos nocturnos les despiertan, sufren. Teniendo en cuenta que el barrio está básicamente formado por calles estrechas en las que el ruido se amplifica por la cercanía entre paredes, las molestias se multiplican.

Por eso, a nadie le extrañó en la última Audiencia Pública celebrada en la sede del distrito de Ciutat Vella que una madre, Cristina, acompañada de un bebé de pocos meses, echara en cara a la regidora del distrito, Gala Pin, la inacción de la Guàrdia Urbana en este campo. Harta de apenas dormir, de que su hijo se desvele muchas noches tras el paso de los skaters por la calle, y de sentirse desamparada, ha optado por elevar la voz.

Hasta ahora, había recurrido al apartado de quejas y sugerencias de la web del Ayuntamiento, pero las respuestas que ha recibido no le han convencido, como a muchos otros, sobre todo porque no ha visto que se haya solucionado el asunto. Por eso le planteó directamente su quejas a la regidora del distrito, aunque sus explicaciones tampoco le convencieron. “Me ha dicho lo de siempre, que se preocupan por el asunto, que la legislación impide hacer ruido a determinadas horas y que la Guàrdia Urbana actúa”, dice Cristina. “Vamos, lo de siempre. Pero la verdad es que yo no veo nada de eso”.

El problema se agrava en la calle Joaquín Costa cuando, por las noches, los servicios de limpieza municipal entran en acción en la plaza Dels Àngels, donde se encuentra el Macba y el centro neurálgico de los skaters del Raval. Es entonces cuando estos, y el problema del ruido, se trasladan a Joaquín Costa. La solución del Ayuntamiento fue cambiar la hora de limpieza de la plaza del Macba de las 3 de la madrugada a la 1.30. “Pero resulta evidente que eso no ha servido para nada. A mi me da igual que se pongan a pasar con el monopatín a la una y media o a las tres. Si despiertan al niño, el problema lo tengo yo”.

PASIVIDAD

La solución pasa, según los vecinos, por una mayor presencia de la Guàrdia Urbana y por la imposición de sanciones a los que incumplan la ley. Gala Pin aseguró ante los vecinos que la Guàrdia Urbana imponía, siempre que veía actuaciones incívicas, sanciones a los skaters, pero los vecinos de la zona lo niegan. “No es la primera vez que veo a los guardias pasar al lado de los skaters que van haciendo ruido por la noche y no les dicen nada”, señala Cristina. Opinión que ratifican otros vecinos de la zona también afectados por los ruidos. Y añaden: “Y, además, llamas ala Guàrdia Urbana de madrugada para decirles que hay gente molestando, haciendo ruido con los skaters, o borrachos que van gritando por la calle, y a lo mejor te dicen que enviaràn a alguien, pero luego nadie aparece por aquí. Así que los skaters se creen inmunes y siguen con lo suyo”, comenta un vecino.

También hay quién opta por medidas drásticas. “El otro día me puse a lanzarles huevos a unos borrachos que estaban gritando de madrugada en medio de la calle”, afirma en petit comité uno de los presentes que prefiere no desvelar su nombre.

Los vecinos, hartos de la situación, exigen mano dura al Ayuntamiento ya que consideran que contemporizar con el problema solo ha servido para agravarlo. Y tampoco ven una solución la propuesta del consistorio de poner en marcha un macro skatepark en la ciudad, habida cuenta de que Barcelona ya cuenta con varias pistas específicas para su práctica.

A todo esto se une que hay numerosas webs turísticas sobre la ciudad o especializadas en skate que hablan de la permisividad de las autoridades y de las magnificas instalaciones que para su práctica es la plaza Dels Àngels, sin que desde el Ayuntamiento se haga nada para contrarrestar esta información. En una de esas webs se puede leer textualmente: "El martes por la noche y el domingo por la noche, los skaters están autorizados oficialmente a utilizar este sitio como lugar para practicar el skateboard, pero no hay ninguna prohibición que haga referencia a los otros días de la semana". Y el texto está fechado en mayo de 2017.