ARCHIVADO EN:

La decisión de la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, de retirar la estatua del primer Marqués de Comillas, Antonio López, de la plaza que todavía lleva su nombre y ubicada junto a la Via Laietana ha puesto en pie de guerra a buena parte de la sociedad de Cantabria y también al colectivo de la marina mercante. Quien más lejos ha llevado su malestar ha sido el portavoz del Grupo Parlamentario Popular en la cámara autonómica cántabra, Íñigo Fernández, quien ha calificado la decisión del ayuntamiento barcelonés “de una aberración”.

Fernández ha regristrado una proposición no de ley en la que reclama al Gobierno de Cantabria que haga llegar al Ayuntamiento de Barcelona el fuerte rechazo que la retirada de la estatua ha provocado en la tierra natal del Marqués de Comillas. El portavoz popular ha asegurado que la polémica decisión de Colau "ha causado malestar e indignación entre los cántabros. Lo menos que debemos hacer desde Cantabria es pedir al Ayuntamiento de Barcelona que reconsidere esta postura. Que tengan un respeto hacia el pasado de su propia ciudad, de esta región y de todo nuestro país", ha insistido Fernández.

El portavoz del PP cántabro que se siente “obligado a defender el nombre y la memoria” de Antonio López, igual que el de otros indianos han sido ampliamente reconocidas por las aportaciones que hicieron a la comunidad a su regreso. "Más allá de los errores que pueda cometer en vida cada uno, no conduce a nada esta permanente revisión de la historia en la que se han instalado algunos", ha dicho, en referencia directa a Ada Colau.

EN DEFENSA DE LAS PERSONAS ILUSTRES

"Cantabria está obligada a salir en defensa de la memoria de las personas ilustres que han contribuido a la prosperidad y al desarrollo de esta tierra" ha enfatizado Íñigo Fernández. El líder conservador se ha mostrado esperanzado de que su propuesta reciba “el apoyo unánime” de todas las fuerzas políticas con representación en el Parlamento de Cantabria y con ello se consiga “parar esta aberración promovida desde el Ayuntamiento de Barcelona", ha recalcado.

La retirada de la estatua del Marques de Comillas también ha provocado las airadas críticas de la Asociación Catalana de Capitanes de la Marina Mercante (ACCMM), que también ha pedido a la alcaldesa que reconsidere su decisión porque eretirar la estatua supone faltar el respeto “a la memoria que Barcelona conserva de su estimable historia marítima".

La entidad de la marina ha negado asímismi que López fuera un negrero, de entrada porque “no hay pruebas de ello”, y ha denunciado que el ayuntamiento les ha negado el acceso al expediente que justifica el cambio de nombre. Según la ACCMM, Antonio López fue "un hombre de origen humilde que con esfuerzo, inteligencia y tesón llegó a ser el mayor empresario de la España del último tercio del siglo XIX".

FIESTA POPULAR DE CELEBRACIÓN

El Ayuntamiento de Barcelona ha organizado para el próximo sábado 4 de marzo una fiesta popular por todo lo alto para celebrar la retirada de la estatua del Marqués de Comillas y tiene previsto organizar una consulta ciudadana para cambiarle también el nombre a la plaza dedicada a Antoni López.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.