El plan de inversiones del Ayuntamiento de Barcelona mantiene para este mandato, que concluye en 2023, la reforma integral de vía Laietana, que según los últimos datos presentados, tiene un coste de 34 millones de euros. Sin embargo, el proyecto sufrirá otro retraso. El calendario previsto del inicio de las obras era el último trimestre de 2021, pero no se cumplirá.

El proyecto ejecutivo no se ha redactado -un trabajo que se prolongará varios meses- y ni siquiera ha sido aprobado por el Ayuntamiento. A estos aspectos hay que sumar los trámites de licitación y adjudicación del proyecto y, una vez realizado, los trámites y adjudicación de las obras, lo que hace que sea prácticamente imposible cumplir los plazos.

Según ha podido saber Metrópoli Abierta, además, el diseño que se presentó hace un año también podría sufrir modificaciones. Los dos partidos que forman el gobierno municipal, Barcelona en Comú y PSC, lo están negociando. "Pueden haber cambios", apuntan fuentes municipales consultadas por este medio, sin concretar cuáles. El objetivo de la remodelación es pacificar vía Laietana y que la calle deje de ser una vía rápida. También se quiere ganar más espacio para el peatón, la movilidad sostenible y el verde. 

LA PROPUESTA DE HACE UN AÑO

A grandes rasgos, el dibujo que hizo en febrero del año pasado la teniente de alcaldía de Ecología, Urbanismo, Infraestructuras y Movilidad, Janet Sanz, era éste: las aceras se ensanchaban hasta los 4,15 metros y se priorizaba el transporte público, con un carril bus-taxi de subida y de bajada. También se habilitaba un carril bici segregado de subida y un carril de 30 km/h de bajada para las bicicletas y el transporte privado (pero no de subida para coches y motos). El carril bici estaba en el centro de la calzada, como en un tramo del paseo de Sant Joan. La propuesta contemplaba también espacios verdes en algunos de los principales cruces [ver aquí la nota de prensa municipal de febrero de 2020​].

SIN RESPUESTA DE JANET SANZ

Tras tener constancia de estas negociaciones, este medio se ha puesto en contacto con los dos partidos del gobierno municipal, Barcelona en Comú y PSC, pero solo ha obtenido respuesta de los socialistas. El área de Urbanismo que lidera Sanz no ha atendido a los requerimientos informativos de Metrópoli Abierta. Fuentes del servicio de prensa se han limitado a decir que cuando haya novedades sobre vía Laietana ya se comunicarán.

Diseño de vía Laietana presentado en 2020 / AYUNTAMIENTO DE BARCELONA
Diseño de vía Laietana presentado en 2020 / AYUNTAMIENTO DE BARCELONA

Desde el PSC, la regidora de Movilidad Rosa Alarcón explica que la intención del gobierno es empezar a ejecutar la obra este mandato. "Está en los planes de inversión", dice la edil sin concretar una fecha. Alarcón establece cuatro prioridades que, a su parecer, debe contemplar la reforma de vía Laietana desde el punto de vista de la movilidad: el transporte público de subida y de bajada, aceras anchas para que la gente pueda caminar con tranquilidad, zonas de servicios para la distribución de mercancías para hoteles, comercios y el mercado de Santa Caterina y acceso a los aparcamientos, y por último la conexión ciclista. Alarcón también cita garantizar la conexión de la Barceloneta con el centro de la ciudad.

BUSCAR EL CONSENSO 

Alarcón defiende que los cambios se deben consensuar con vecinos, comerciantes y entidades que se puedan ver afectados por la reforma. "Hay que buscar un consenso", añade la regidora socialista, consciente de que lo que se pacte "no agradará a todo el mundo". De hecho, el dibujo presentado hace un año no gustó a los ciclistas, que criticaron la idea de colocar el carril bici en el centro. Una de las entidades más representativas del sector, el Bicicleta Club de Catalunya, acusó al Ayuntamiento de no haber respetado las dos propuestas finalistas de la reforma, que preveían el carril bici en calzada, segregado y pegado a las aceras.

Metrópoli Abierta se ha puesto en contacto con varias entidades afectadas por la remodelación de vía Laietana y ninguna de ellas ha recibido noticias del consistorio ante posibles cambios en la reforma ni en el calendario de ejecución. El presidente de la Asociación de Vecinos y Comerciantes de vía Laietana, David González, cuenta que hace un mes se dirigió al área de Sanz para saber cómo estaba el proyecto y para saber cómo quedaban algunos detalles de la configuración -dónde van las paradas de bus, las basuras y los puntos verdes, entre otros aspectos-. Todavía no ha recibido respuesta. Tampoco sabe nada de posibles cambios en el dibujo. González recuerda que el diseño fue fruto de un proceso participativo y que no quieren que se introduzcan modificaciones.

Última propuesta del Ayuntamiento para vía Laietana / AYUNTAMIENTO DE BCN
Última propuesta para vía Laietana / AYUNTAMIENTO DE BCN

EL PRIMER PROYECTO, DE LA ÉPOCA DE JORDI HEREU

La asociación que preside González defiende que las obras se avancen todo lo que sea posible y se aproveche para trabajar en el momento de parálisis que vive la ciudad. González recuerda que el primer proyecto que él vio sobre la reforma data de cuando Itziar González era regidora de Ciutat Vella, entre los años 2007 y 2009, con Jordi Hereu como alcalde. El retraso es considerable.

El portavoz de Amics de la Bici, Albert Garcia, tampoco tiene constancia de ningún cambio. "Esta semana hemos estado en una reunión del Pacto por la Movilidad y no se ha dicho nada". Garcia pide que los carriles bici se hagan en calzada pegados a la acera y no en medio, donde está previsto. "En el centro no tienes forma de salir", sostiene. Para Amics de la Bici, el problema de fondo es que "no se quita espacio al coche", y defiende una reforma para vehículos -de servicios, vecinos y comerciantes-, transporte público, peatones y ciclistas. 

GARANTIZAR LA CIRCULACIÓN DE LOS VECINOS DE LA BARCELONETA

Aunque vía Laietana no forma parte de la Barceloneta, este barrio es otro de los que se verá afectado por la remodelación que se lleve a cabo. El vicepresidente de la asociación de vecinos de la Barceloneta, Manel Martínez, sostiene que la reforma no puede suponer que se cierre la entrada y salida de la Barceloneta. "Se tiene que garantizar que los vecinos puedan entrar y salir. No queremos una vía Laietana peatonal". El proyecto actual no contempla que puedan subir vehículos privados por vía Laietana. Martínez opina que la mayoría de gente que usa el coche en vía Laietana es para coger la ronda Litoral y propone que el acceso principal a la ronda Litoral se haga por la calle de la Marina.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.