ARCHIVADO EN:

Las playas de Barcelona se han visto invadidas por miles de medusas que han llenado la línea de la costa de color azul. Se trata de la Velella Velella, cuya presencia ya se detectó durante el año pasado por estas fechas. Es una medusa prácticamente inofensiva para el ser humano y que su presencia en las playas se esta convirtiendo en habitual.

Según los expertos, la presencia de esta medusa se debe, sobre todo, a la ausencia de lluvias. La falta de llegada de agua dulce al mar provoca que la salinidad de las zonas costeras se iguale con las zonas más alejadas de la costa. Ello provoca la desaparición de una barrera que hace que las medusas se acerquen, arrastradas por los vientos y las corriente marinas, a las zonas costeras, donde acaban muriendo.

TAMBIÉN EN EL AGUA

Sin embargo, hay que tener mas cuidado si alguien opta por meterse en el agua. Se ha detectado la presencia de otro tipo de medusa, la Pelagia Noctiluca. En este caso sí es una medusa que puede generar problemas si entra en contacto con las personas ya que es urticante.

Para evitar molestias, los expertos aconsejan no bañarse si se detecta su presencia en el agua, alejarse de ellas nadando sin hacer remolinos, ya que las arrastra hacia la persona que nada.

MEJOR NO TOCAR

Aunque este tipo de medusas, que destacan por un característico color azul, no suponen ningún peligro para las personas, los expertos aconsejan no tocarlas para evitar riesgos. Hay que tener en cuenta que aunque se encuentren muertas en la playa, este tipo de medusas mantienen su poder urticante incluso dos días después de muertas.