El paseo del Born, situado en el barrio de la Ribera de Barcelona, en el distrito de Ciutat Vella, conjuga ocio nocturno, terrazas y turismo con reminiscencias medievales y hechos de recuerdo trágico en la capital catalana.

Es una calle encantadora y con mucha vida que ha sabido adaptarse al paso de los años sin renunciar a su pasado. Pasear por ella en la actualidad es contemplar lo llenas que están sus terrazas y el hervidero de gente que es por la noche. El paseo del Born es uno de los lugares de ocio y vida nocturna más frecuentados de la ciudad condal.

PaseoBorne 5
El paseo del Born mantiene su encanto / HUGO FERNÁNDEZ

JUSTAS DE CABALLEROS

El nombre del paseo proviene de la época medieval, cuando el Borne (Born en catalán) acogía los torneos y justas de caballeros. En el mismo enclave tenían lugar también los primeros carnavales de la ciudad y procesiones de Semana Santa.

INQUISICIÓN Y FELIPE V

El paseo del Born ha sido testigo también de episodios negros en la historia de Barcelona. En el siglo XVI fue testigo de asesinatos de la Inquisición, que ejecutaba a sus víctimas en este lugar. Asimismo, fue protagonista en 1714 de la ocupación de Barcelona por parte del del ejército de Felipe V después del sitio de la capital catalana.

PaseoBorne 7
El paseo del Born, con la Iglesia de Santa María del Mar al fondo / HUGO FERNÁNDEZ

CASA MECA

Entre la modernidad del paseo hay espacio para una reminiscencia medieval. Aún se conserva la Casa Meca, un edificio residencial que se encuentra en el Passeig del Born número 17 que fue restaurado por Adolf Florensa en el año 1965 y recrea un palacio gótico, en el que destaca su pared de piedra, su torre lateral y su puerta en forma de arco.