ARCHIVADO EN:

El desahucio de un antiguo narcopiso ocupado por una familia vulnerable en el barrio Gòtic de Barcelona se ha paralizado después de que los bomberos confirmasen que no existe riesgo de derrumbe en la vivienda.

Esta detención se ha producido por decisión de la comitiva judicial, ya que sobre este piso pesa una orden de desahucio en curso para sus antiguos ocupantes, narcotraficantes, que fueron desalojados por los Mossos d'Esquadra en una operación contra el tráfico de droga el pasado 8 de febrero, según ha informado Betevé.

ANTIGUO NARCOPISO

Los activistas de Rabal Revel y Resistim al Gòtic concentrados ante el piso, situado en el número 13 de la calle Còdols, esperaban que la comitiva paralizaría el desahucio al conocer que ya no era un narcopiso.

Pese a que en un primer momento el desahucio se iba a llevar a cabo, una dotación de los Bomberos de Barcelona ha acudido para confirmar que "no existe riesgo de derrumbe y es seguro vivir en el piso", momento en el que la comitiva judicial ha decidido marcharse sin ejecutar el desahucio.

Raval Rebel y Resistim al Gòtic han denunciado que el fondo de inversión propietario de la finca "presionó y extorsionó a los vecinos para echarlos con la intención de vaciar el bloque, reformarlo y hacer pisos de lujo".

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.