El desalojo de los manteros de plaza Catalunya ha producido un efecto ‘mancha de aceite’ por todo el distrito de Ciutat Vella.  Cada vez son más las zonas en las que la presencia de manteros se esta normalizando, sin que desde el Ayuntamiento haga nada al respecto.

Los manteros buscan las zonas turísticas y aquellas en las que los paseantes frecuentan con mayor asiduidad. Desde el paseo Joan de Borbó hasta las playas de la ciudad, el top manta continúa con su presencia masiva en la ciudad.

EN LAS ZONAS VERDES

Ahora le ha tocado el turno al parque de la Ciutadella. El popular recinto ha empezado a llenarse de manteros, que no tienen ningún reparo en situar los objetos que tienen a la venta en las zonas de césped de los jardines del parque.

Los vecinos de la zona se han empezado a quejar por la presencia de los manteros, sobre todo por el hecho de que colocan sus objetos en las zonas de césped, lo que causa un serio perjuicio a los jardines.

Pese a tratarse del mismo recinto en el que se encuentra la sede del Parlamento de Cataluña, la actuación de las diferentes policías que acostumbran a estar presentes en el parque y sus alrededores ha sido nula.