ARCHIVADO EN:

“Cuando los vecinos te dicen que tienen miedo de salir a la calle, sobre todo por la noche, o de dejar su piso vacío, algo grave está pasando. Y eso es muy preocupante”. Así define Miguel, tesorero de la asociación Illa RPR del Raval, la situación que está viviendo los vecinos en determinadas zonas del barrio por la presencia de los narcopisos.

La asociación ha elaborado una lista de peticiones al Ayuntamiento que preside Ada Colau y a los grupos políticos presentes en el consistorio para intentar acabar con el fenómeno de los narcopisos en el barrio. En esa lista se recogen 20 peticiones que los vecinos consideran necesarias. Entre otras, dotar con más medios y personal a la Guàrdia Urbana, poner en marcha una mesa municipal especializada en narcotráfico, poner en funcionamiento nuevos sistemas más rápidos y ágiles para las denuncias ciudadanas, aplicar con rigor la normativa contra el incivismo, crear una oficina especializada para el tema de los pisos vacíos, mejorar en asuntos referentes a los aspectos sanitarios e impulsar campañas de concienciación en la sociedad.

Según Carlos, portavoz de la asociación, estas peticiones se han presentado tanto al equipo de Gobierno del Ayuntamiento como al resto de los partidos políticos, y exigen una reacción inmediata para afrontar este problema. “Creemos que es muy importante emprender acciones urgentes e inmediatas de cara al verano. Esperamos una gran llegada de narcoturistas que vienen para consumir droga. Vienen por un efecto llamada. Ya lo vimos el año pasado y no esperamos menos para este año”. Y cuenta que algunos turistas italianos les han reconocido que vienen a Barcelona porque hay mucha más permisividad que en su país y los controles a los que son sometidos son muchos menos exigentes.

Además, reconoce que la situación empeorará ya que “los narcotraficantes aprenden muy deprisa. Ahora, cada dos o tres semanas cierran los locales y se trasladan a otro sitio, hasta que al cabo de un tiempo vuelven al anterior. Nosotros hemos pasado a la policía la localización de 28 narcopisos en nuestra área de influencia. Y estamos viendo que el Raval se está convirtiendo en una bodega de tránsito de drogas procedentes del narcotráfico internacional”.

Para el portavoz de la asociación vecinal, “es importante que el Ayuntamiento y los partidos políticos tomen cartas en el asunto de forma inmediata. Hay elecciones el próximo año y confiamos que alguno de los partidos que gane retome el tema de los narcopisos asumiéndolo como parte de las soluciones que hay que dar a los ciudadanos”.

CONTUNDENCIA

Los vecinos piden también el cumplimiento estricto de la ley para luchar con eficacia contra el problema y no entienden “como el equipo de Gobierno, que tiene a Ada Colau como responsable, no lleva a cabo el cumplimiento estricto de la normativa. Se tienen que poner las pilas, ya no nos vale que digan que pondremos más vigilancia, en este barrio hay vecinos que no pueden salir a la calle porque tienen miedo y lo pasan muy mal. Hace falta más policía y que se cumpla la ordenanza. Solo reclamamos más seguridad en la calle. Y queremos que sea ya, sin esperar al verano”, asegura Miguel.

Los vecinos exigen contundencia y rapidez para acabar con el tráfico de drogas / CR
Los vecinos exigen contundencia y rapidez para acabar con el tráfico de drogas / CR

Carlos afirma que ni quieren criminalizar a los adictos ni estigmatizar el barrio, pero “en el Raval está pasando algo muy gordo. No somos tan ilusos como para pensar que se acabará con la droga en el barrio. Existe y existirá, pero hay un impacto en la vida de las personas, en los hogares y en las calles cotidianamente. Y eso debe transformarse”.

Los vecinos del Raval aseguran que estarán muy atentos a cómo desde el Ayuntamiento se buscan soluciones inmediatas al problema y como se comporta cada grupo político en el pleno extraordinario convocado para tratar el tema de los narcopisos.