ARCHIVADO EN:

La macrooperación que los Mossos d'Esquadra y la Guardia Urbana han llevado a cabo en el Raval ha supuesto un cambio de estrategia en la lucha contra el tráfico de estupefacientes en el barrio que ha sorprendido positivamente a los vecinos. Pero no han pasado ni 24 horas desde que centenares de agentes tomaron el barrio para que la rutina haya vuelto a mostrarse en toda su crudeza y para que haya quedado patenta que solo si se mantiene en el tiempo la presión policial se podrán conseguir avances significativos.

El operativo policial se ha centrado en la mafia dominicana, la más violenta de cuantas se dedican al tráfico de drogas en el barrio. Sin embargo, no es la única que se dedica a este tipo de actividades ilicitas. Y así lo han podido comprobar los vecinos.

La presencia de los drogadictos en la calles se ha hecho patente desde primera hora de la mañana. Y todos aquellos que acudían a los narcopisos cerrados por las operación policial del día anterior han empezado a acudir al resto de los locales en los que pueden conseguir su dosis de droga, lo que ha alertado a los vecinos de aquellos narcopisos que han visto crecer su actividad en las últimas horas.

Son muchos los que temen que, como se dice habitualmente, se han tapado la cabeza pero se han destapado los pies, y que el aumento del número de drogadictos que acuden a los narcopisos que mantienen su actividad agrave la ya débil convivencia que mantiene en algunosedificios del barrio.

BÚSQUEDA DE PISOS

Pero no solo se ha incrementado la búsqueda de narcopisos en funcionamiento. Grupos de vecinos han hecho correr por las redes sociales una alerta para intentar impedir que los narcotraficantes accedan a pisos o locales vacíos.

De hecho, algunos ya han podido observar como personas con claros síntomas de estar drogadas se han acercado a edificios para comprobar en los buzones si alguna de las viviendas del mismo se encuentra vacía. Por ello, han lanzado alertas para que los habitantes del barrio estén vigilantes ante la posibilidad de que los pisos o locales vacíos se conviertan en el centro de atención de los narcotraficantes.

Los vecinos insisten en que la unica diferencia de la macrooperación policial ha sido la enorme visibilidad que ha tenido y el hecho de que se ha detenido a un grupo numeroso de narcotraficantes. Pero aseguran que si la situación se relaja, todo volverá a ser como antes. Es una historia que ya han vivido y que, mucho se temen, volverán a vivir.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.