La estatua de Antonio López, el primer Marqués de Comillas, abandonará la plaza del mismo nombre (ubicada en el extremo inferior de la Via Laietana) el próximo 4 de marzo. El monumento tenía los días contados desde que el gobierno de Ada Colau (Barcelona en Comú) decidió unilateralmente eliminar el monumento erigido a un prohombre del siglo XIX que se enriqueció gracias al tráfico de esclavos y que fundó el Banco Hispano Colonial, que tenía su sede en Barcelona. La retirada de la estatua se celebrará por todo lo alto con un fiesta organizada por Els Comediants que obligará a cortar unas horas el tráfico en la Via Laietana.

La eliminación de la estatua y el cambio de nombre de la plaza es una antigua reivindicación de varias entidades vecinal y sociales que hasta ahora no había cuajado. En el año 2014 la asociación SOS Racisme Catalunya ya sugirió rebautizar la plaza y dedicársela al líder sudafricano Nelson Mandela pero la iniciativa no prosperó. Esta vez los entidades lo han tenido más fácil porque han dado con un gobierno como el de Colau muy proclive a cambiar el nomenclátor, sobre todo de calles y plazas que no están en consonancia con su ideología (como la plaza de Joan Carles I, ahora del Cinc d'Oros).“Una ciudad moderna e innovadora no puede homenajear a una persona de estas características”, ha señalado el primer teniente de alcalde del Ayuntamiento de Barcelona, Gerardo Pisarello (BeC).

Pisarello ha indicado que la presencia del monumento al Marqués de Comillas era incongruente “con una ciudad como Barcelona, comprometida con los derechos humanos y contra la xenofobia y que es una ciudad refugio” abierta a los refugiados de todos los países La plaza se llama de Antoni López desde el 13 de septiembre de 1884 y hasta esa fecha había sido conocida como plaza de Sant Sebastià. La polémica estatua ya fue derruida durante las revueltas de 1936 pero volvió a reconstruirse en el año 1944 con la colaboración del escultor Frederic Marès.

EN SUSPENSO LA PLAZA DE LAS BULLANGUES

A partir de ahora, ha anunciado el primer teniente de alcalde, se abrirá “un proceso participativo para elegir el nombre del espacio”. En un principio, el ayuntamiento barcelonés quería llamar a la plaza de las Bullangues. Pero el cambio de nombre se ha paralizado porque la entidad Tamquem el CIE y la productora Metromuster están recogiendo firmas para que el espacio se dedique a Idrissa Diallo, un joven inmigrante que falleció en el centro de internamiento de extranjeros..

La fiesta de despedida de la estatua de López, que siempre estuvo muy vinculado a Barcelona y donó importantes cantidades de dinero a la ciudad y a obras benéficas, estará a la altura de su mala fama. La celebración tendrá como maestra de ceremonias a la actriz hispano-guineana Tamara Ndong y ofrecerá un nutrido programa de actividades como una chocolatada infantil, talleres de dibujo, circo y marionetas y varias sorpresas más que vendran de la mano del grupo teatral Els Comediants, quienes contarán con el apoyo de numerosas colectivos contra xenofobia y el racismo. Además, se han programado un concierto de la banda de percusionistas Always Drinking Marching Band y otro del grupo africano Djilandiang.

Durante la celebración se instalarán en la plaza dos paneles informativos, uno con la historia de la plaza y otro con explicaciones sobre lo que fueron las Bullangues: unos disturbios populares que tuvieron lugar en Barcelona durante el siglo XIX y que contribuyeron al final del absolutismo y el cambio a hacia una sociedad liberal. La concejal del distrito de Ciutat Vella, Gala Pin (BeC), ha recordado que la retirada de la plaza forma parte de “de la medida de gobierno de intervención urbanística en la Via Laietana” y que este verano tendrá continuidad con el inicio de las obras de la plaza de Antoni Maura.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.