La Boqueria tendrá un nuevo espacio de "divulgación y dinamización" gastronómica. El nuevo establecimiento abrirá en 2019 y estará especializado en productos locales y de temporada, según figura en documentos del Instituto de Mercados de Barcelona. Éste es uno de los principales proyectos que se tienen que llevar a cabo en un futuro próximo en el céntrico equipamiento barcelonés junto a la renovación del pavimento, la instalación de un sistema de humos y la construcción de un sistema de cierre perimetral.

El local de restauración ya se está diseñando. El encargado de llevarlo a cabo es el arquitecto Daniel Freixes, que ya fue el encargado del hacer el interiorismo del restaurante El Ninot Cuina, que se encuentra dentro del mercado del Ninot, en el Eixample. Según ha confirmado a Metrópoli Abierta la comerciante y consejera del PSC, María José Arteaga, el espacio se construirá en la antigua zona del pescado barato de la Boqueria, junto a la calle de la Morera, donde ahora algunas de las paradas ya están cerradas. 

CAMBIO DE ILUMINACIÓN

Actualmente, el mercado está llevando a cabo un cambio de la iluminación. Los trabajos se iniciaron el pasado noviembre y tienen que estar listos el próximo 21 de diciembre, coincidiendo con el inicio de las fiestas de Navidad. Otra de las reformas previstas en el mercado es la instalación de las nuevas salidas de humo, aunque las obras no se ejecutarán hasta el próximo año.

El mercado de la Boqueria está renovando la iluminación / HUGO FERNÁNDEZ
El mercado de la Boqueria está renovando la iluminación / HUGO FERNÁNDEZ

La renovación del pavimento y la construcción de un nuevo cierre perimetral se harán el próximo mandato. En principio, el Instituto de Mercados ya ha encargado la redacción de ambos proyectos, pero los comerciantes aseguraron a este medio no tener constancia de que se haya empezado a trabajar en las propuestas. Los planes figuran en el documento del consejo rector del Instituto de Mercados fechado el pasado 23 de octubre. La consejera del PSC ha matizado que, probablemente, la nueva zona perimetral afectará a exclusivamente a un pequeño espacio cercano a la plaza de la Gardunya que queda al descubierto.

El año pasado, el consistorio derribó una isla de paradas, cuatro negocios en total con 18 paradas, para esponjar el mercado, y ganar espacio para los clientes o hacer exposiciones. Algunos de los comercios se trasladaron, pero otros cerraron. La idea es llevar a cabo un par de derribos de islas de paradas y/o trasladar otras para liberar espacio, explica Arteaga. Diversas paradas de pescado se trasladarán al centro de la Boqueria junto al resto de pescaderías y un local de restauración también