La historia se ha repetido en reiteradas ocasiones en el barrio del Raval. Y los vecinos lo siguen denunciando día sí y día también. Jeringuillas de los yonquis aparecen algunas las mañanas enfrente de las escuelas. Pero nunca antes los vecinos del Gòtic, al otro lado de La Rambla, habían presenciado algo así.

Esta semana han aparecido jeringuillas en la plaza Carme Simó. Los padres de la escuela Àngel Baixeras, que se ubica justo al lado, han manifestado su malestar a través de las redes sociales. Según apuntan desde el AMPA, están estudiando todas las vías posibles para denunciar la situación porque la presencia de jeringuillas pone en peligro la salud de los niños que asisten a diario a las clases.

Al parecer, fueron tres niños quienes se encontraron con tal pastel sobre las 17 horas. “Es evidente que han fallado los protocolos y que ahora todo el mundo hará lo que haga falta para que no vuelva a pasar... pero esto no tendría que haber sucedido”, comenta otra. “Estamos en abril y la situación se complica por minutos”, se quejan por otro lado.

MUY ENFADADOS

Una de las usuarias ha pedido que la regidora del distrito de Ciutat Vella, Gala Pin, dé explicaciones porque “están muy enfadados”. Otra comenta que ya hay casos de niños que se han pinchado con jeringuillas.

De hecho, este medio se hizo eco de un caso en el que un niño de dos años se pinchó con una jeringuilla usada en un parque infantil del barrio de Besòs i Maresme, en el distrito de Sant Martí. Rápidamente fue trasladado a un centro hospitalario para hacerle las pruebas protocolarias en este tipo de incidentes.

En los últimos meses el barrio del Gòtic se ha visto especialmente afectado por los narcopisos, los captadores ilegales de clientes, la especulación inmobiliaria, la turistificación, los robos, las peleas y el "monocultivo" de comercios. Además, tras la macrorredada en el Raval por los narcopisos, algunos se han trasladado a este otro lado de La Rambla.