ARCHIVADO EN:

Unos jardines localizados en el barrio del Raval se han convertido en un auténtico foco de gasto por parte del Ayuntamiento. Los Jardins Voltes d'en Cirés volverán a recibir una inversión municipal tras el gasto millonario que el consistorio ha sufragado en dicha ubicación desde hace dos años.

En esta ocasión, se dedicará un importe de 48.293,39 euros para la repavimentación de la zona de juegos infantiles, una partida aprobada a finales del pasado mes de enero.

2,7 MILLONES

El Ayuntamiento ya llevó a cabo tres proyectos para la mejora y reurbanización del entorno de Les Voltes d'en Cirés en 2018. Estas intervenciones, que el consistorio defendió para "mejorar la calidad de vida" de los vecinos, se materializaron en una cuantía económica de 2,7 millones de euros.

Este gasto se justificó con actuaciones como una mejora de la fachada en el casal infantil del Centro Cívico Drassanes, donde se destinaron 150.000 euros; y la reurbanización de los jardines, por un importe de 950.000 euros. A estas dos inversiones se sumó la reurbanización de la calle del Est, que supuso un gasto total de 1.607.000 euros

SIN ÉXITO

Antes de llevar a cabo los trabajos, el gobierno municipal ya intentó reavivar un espacio que resultaba ignorado por los vecinos de la zona. Mediante el proyecto Fes-te el teu jardí, se programó un seguido de actividades con colaboración de las entidades cercanas a los jardines para favorecer la circulación de residentes en la zona, un plan que se desarrolló sin éxito.

Latas en los Jardins Voltes d'en Cirés / CHRISTIAN TORLONE
Latas en los Jardins Voltes d'en Cirés / CHRISTIAN TORLONE

FOCO DE INCIVISMO

Lejos de convertirse en un lugar de encuentro, Les Voltes d'en Cirés se mantiene como uno de los focos de incivismo en el barrio. Así lo denuncian algunos barceloneses como Sonia, quien asegura que los jardines están "llenos de jeringuillas" o "vómitos", una situación que también se produce en la "plaza de Pere Coromines". Latas y botellas también son objetos que se pueden encontrar con frecuencia en la zona y que atestiguan el comportamiento de los usuarios en la plaza y su entorno.

La repavimentación, que acercará el gasto total en la zona a los tres millones de euros, se convertirá en un nuevo intento del Ayuntamiento por atraer a los vecinos después de los fracasos encadenados durante los últimos dos años.