ARCHIVADO EN:

La Rambla está de luto. Al posible cierre del Club Capitol al final de esta temporada teatral se sumará en los próximos días la histórica camisería Xancó, que en 2020 cumpliría 200 años. El establecimiento, situado en la Rambla 78-80, bajará la persiana el 31 de diciembre, coincidiendo con el final de año. Así lo han confirmado a Metrópoli Abierta fuentes muy cercanas a la familia de Tristán Xancó, que está al frente del negocio desde los años 70, junto con su mujer Pilar Satta. La camisería Xancó abrió en 1820. Fue fundada por Antoni Cotchet.

Detrás del cierre de la tienda hay un importante incremento del alquiler y una caída de las ventas, que podría rondar el 40%, según ha podido saber este medio. En conversación con Metrópoli Abierta, Satta ha reconocido este martes que "el establecimiento está en riesgo", aunque no ha querido confirmar oficialmente el cierre, que se producirá con total seguridad. "Está semana se sabrá". La mujer del actual titular del negocio ha puesto en duda "la viabilidad" de un negocio como el suyo, una camisería histórica, en pleno siglo XXI en la Rambla, un paseo tomado por la especulación.

CUARTA GENERACIÓN

Cotchet tenía entre sus empleados a Josep Xancó, un joven que quiso estudiar medicina y al que su padre no dejó. Acabó de dependiente en la camisería y a la muerte del propietario heredó el negocio junto con su compañero, Joan Bel, que acabó abriendo su propio establecimiento. Desde entonces, los Xancó han estado al frente de la tienda. Y Josep, que ya no va por la tienda, es la cuarta generación de la familia. 

El interior de la camisería Xancó / JORDI SUBIRANA
El interior de la camisería Xancó / JORDI SUBIRANA

La camisería Xancó fue el primer comercio centenario de la ciudad en ser reconocido como "emblemático" por el Ayuntamiento. Una placa colocada junto a la tienda, en la entrada así lo recuerda. Fue en 1993. Todo el interior del establecimiento es una joya patrimonial. "El mobiliario es de 1912", recuerda Carmen, que trabaja con Pilar y forma parte de la familia. En 1912, Josep Xancó hizo una gran reforma en la camisería. Los armarios, las lámparas, las sillas, las mesas y el escaparate son de aquella época.

TALLER PROPIO

En la tienda, la familia Xancó-Satta hace camisas a medida. El establecimiento dispone de taller propio. También arregla cuellos, cambia botones de nácar y vende otros tipos de prendas de fabricantes catalanes, españoles o extranjeros, detallaba hace unos meses Satta a La Vanguardia. Entre algunos ilustres clientes de la camisería hay tenores del Liceu. El teatro se encuentra muy cerca de la tienda y a lo largo de los años la relación entre los Xancó y el coliseo lírico ha sido estrecha.

Coincidiendo con el cierre de la camisería Xancó, la inmobiliaria Quonia presenta como uno de sus activos inmobiliarios el Hotel Internacional, que se encuentra en el mismo edificio de los Xancó. "Este inmueble cuenta con más de 100 años de historia. Su situación, en plena Rambla de Barcelona, entre el célebre Teatro del Liceu y el popular Mercado de la Boquería, con su estilo señorial, y la fuente neoclásica presidiendo la fachada del Pla de la Boquería, lo convierten en un edificio de un alto valor arquitectónico, tanto para autóctonos como para turistas. Actualmente, Barcelona es una de las ciudades más demandadas como destino turístico y este inmueble tiene un gran atractivo para satisfacción de la demanda", dice el texto de la inmobiliaria.