El distrito de Ciutat Vella verá reducida la inversión pública en el presente año en, al menos, 6 millones de euros. Así lo ha reconocido la propia regidora del Distrito, Gala Pin, que ha tenido que escurchar decenas de reproches por parte de la mayoría de los partidos de la oposición.

Los reproches de todos los grupos de la oposición, menos de la CUP, han hecho referencia, sobre todo, a los recortes en inversión pública en toda la ciudad y especialmente en el distrito de Ciutat Vella, a la opacidad en las cuentas y a la necesidad de que tanto los grupos políticos como los vecinos tengan conocimiento de los recortes que les van a afectar.

Los grupos opositores haN acusado a la regidora, y a los responsables económicos del ayuntamiento de la ciudad, de una pésima planificación de ingresos y lo ha contrapuesto a lo que han hecho otros ayuntamientos de grandes ciudades, como Sevilla, Madrid o Zaragoza, que planificaron un descenso de los ingresos por plusvalías, al contrario de lo que se hizo en Barcelona.

REPARTO DE CULPAS

En su respuesta, la regidora, además de reconocer que hay unos seis millones en recortes, ha asegurado que muchas de las obras planificadas se llevarán a cabo, aunque algunas sufrirán retrasos, las famosas reprogramaciones de las que habló el primer teniente de alcalde de la ciudad, Gerardo Pisarello.

Y ha señalado al resto de las administraciones por algunos de los problemas económicos que padece la ciudad. Por ejemplo, ha responsabilizado al gobierno central de la bajada en la recaudación por las plusvalías que ha achacado a la represión que se ha vivido en la ciudad, lo que ha afectado a las decisiones de los inversores. Y también de haber congelado los pagos que el Estado, con el gobierno del PP, debía haber hecho al consistorio.

También ha señalado a la Generalitat, a la que ha responsabilizado de la enorme deuda que tiene con el ayuntamiento de la ciudad.

Pese a ello, las explicaciones de la regidora no han convencido a los partidos de la oposición, por lo que todos ellos, excepto la CUP que se ha abstenido, han votado a favor de la propuesta para que el equipo de gobierno les facilite toda la información sobre las partidas que se verán afectadas por los recortes económicos que el consistorio se ve obligado a llevar a cabo por los errores cometidos a la hora de elaborar los presupuestos de este año.