Gala Pin se presentará a las próximas elecciones en las listas de Barcelona en Comú. La polémica regidora del distrito de Ciutat Vella ha asegurado que continuará para “consolidar el cambio que hemos iniciado en este mandato, cuatro años es demasiado poco para afirmar cambios desde la institución”.

Según la regidora, una de las razones que le han llevado a tomar esta decisión ha sido que “uno de los privilegios de la política institucional es, precisamente, que te permite conocer mucha gente e iniciativas. Creo firmemente que cuando hacemos política por vocación debe de haber un componente de amor, también de responsabilidad y esfuerzo, pero sobretodo de amor”.

DE PASO, PERO...

Tras afirmar que cuando llegó a la ciudad se enamoró de ella y de su barrio y decidió quedarse a vivir, Gala Pin ha asegurado que “en la política hemos de estar de paso, pero en la institución hacen falta más de cuatro años para consolidar los proyectos de transformación. Yo me dedicará los cuatro años siguientes a eso, con imaginación, valentía, empatía, firmeza, amor y la satisfacción de hacerlo desde una organización como Barcelona en Comú, con un equipo maravilloso”.

REPROBADA

Sin embargo, Gala Pin ha sido una de las regidoras de distrito que más críticas ha recibido por parte de la oposición y de los vecinos. Su pasividad respecto a fenómenos como los narcopisos, los manteros, los lateros, los hurtos y las ocupaciones de pisos hicieron que los partidos de la oposición votasen para que Ada Colau la sustituyese en su puesto de regidora de Ciutat Vella, pero la alcaldesa no hizo caso.

Con el paso del tiempo, la regidora ha tenido que reconocer públicamente que el nivel de seguridad el Ciutat Vella estaba en un momento crítico, aunque en ningún momento ha querido aceptar la responsabilidad que en la gravísima situación que vive el distrito ha tenido su pasividad y su permisividad.

Su último 'marrón' ha sido con el Macba, por la decisión de instalar el Cap del Raval Nord en la capilla de la Misericòrdia, que el museo reclama para poder ampliar sus instalaciones. Las declaraciones que en su día hizo la regidora al respecto han contribuido a generar una polémica que tardará tiempo en solucionarse.