El barrio Gòtic es una de las zonas de Barcelona que alberga más encanto. Cada rincón tiene magia, cada ladrillo cuenta una historia y cada uno de los adoquines, que todavía se conservan intactos, ha visto pasar a miles de personas por sus calles. 

También es uno de los lugares más frecuentados por el turismo que viaja a Barcelona en busca de su esencia, pero que, por el momento, tardará en volver a la capital catalana. Pero, a parte de todo eso, el Gòtic es un barrio en el que viven miles de personas que llaman a esta zona del distrito de Ciutat Vella hogar. 

LA VERDADERA ESENCIA DEL GÒTIC

La crisis sanitaria generada por el azote del coronavirus en la ciudad condal no solo ha hecho que el turismo deje de ser un habitual, sino que muchos establecimientos que solían estar llenos de vida hayan tenido que bajar sus persianas para no volverlas a abrir

La lista negra de comercios que ya no abrirán sus puertas supera la veintena. Los 65 días de parálisis económica que ha sufrido Barcelona tienen ya consecuencias palpables en los establecimientos de Ciutat Vella.

UN CONTRASTE ABRUMADOR

Verónica Sánchez es una fotógrafa freelance ecuatoriana que vino a Barcelona hace ocho meses para cursar un postgrado en la Universidad Autònoma. Habituada a familiarizarse con los lugares en los que reside decidió capturar el alma del que sería su nuevo barrio: el Gòtic. La joven de 30 años fotografió el pasado mes de enero "la vida de barrio como tal". Enfocó su proyecto sin dar relevancia al sector turístico, sin saber que unos meses más tarde el barrio cambiaría por completo. 

Tras el impacto del Covid-19, la fotógrafa, natural de Quito, este mes de mayo volvió a desempolvar su cámara y decidió capturar con el mismo encuadre los lugares que un día le tocaron el alma. ¿El resultado? Un contraste brutal que muestra cómo puede llegar a cambiar un barrio, y su gente, en tan poco tiempo. 

ANTES Y DESPUÉS

Verónica quiso hacer especial énfasis en los negocios que han cerrado, las personas necesitadas y los niños que viven en el casco antiguo de la ciudad, y el efecto es cuanto menos conmovedor. A continuación Metrópoli Abierta muestra las fotografías del antes y el después en el barrio barcelonés cedidas por la fotoperiodista. 

Tres personas tomaban el sol en enero en la plaza del Rei
1/16

Tres personas tomaban el sol en enero en la plaza del Rei

Tres personas con bajos recursos económicos tomaban el sol en enero en la plaza del Rei / VERÓNICA SÁNCHEZ - @verosan90

Las tres sillas de la plaza del Rei, vacías por el coronavirus
2/16

Las tres sillas de la plaza del Rei, vacías por el coronavirus

Las tres sillas de la plaza del Rei, vacías por el impacto del coronavirus / VERÓNICA SÁNCHEZ - @verosan90

Una tienda de 'souvenirs' abierta en el barrio Gòtic
3/16

Una tienda de 'souvenirs' abierta en el barrio Gòtic

Una tienda de 'souvenirs' abierta en el barrio Gòtic antes de la pandemia / VERÓNICA SÁNCHEZ - @verosan90

La misma tienda de 'souvenirs' cerrada tras el Covid-19
4/16

La misma tienda de 'souvenirs' cerrada tras el Covid-19

La misma tienda de 'souvenirs' del barrio Gòtic cerrada tras el Covid-19 / VERÓNICA SÁNCHEZ - @verosan90

Una mujer dando de comer a las palomas en la plaza del Rei
5/16

Una mujer dando de comer a las palomas en la plaza del Rei

Una mujer dando de comer a las palomas, como cada día, en la plaza del Rei / VERÓNICA SÁNCHEZ - @verosan90

Mismo lugar sin la mujer y las palomas tras el coronavirus
6/16

Mismo lugar sin la mujer y las palomas tras el coronavirus

Mismo lugar del barrio Gòtic sin la mujer y las palomas tras el coronavirus / VERÓNICA SÁNCHEZ - @verosan90

Dos personas en un portal del barrio Gòtic
7/16

Dos personas en un portal del barrio Gòtic

Dos personas en un portal del barrio Gòtic antes de la pandemia / VERÓNICA SÁNCHEZ - @verosan90

El mismo portal del barrio Gòtic completamente vacío
8/16

El mismo portal del barrio Gòtic completamente vacío

El mismo portal del barrio Gòtic completamente vacío tras la crisis sanitaria del coronavirus / VERÓNICA SÁNCHEZ - @verosan90

Varios niños jugando en la calle Comtessa de Sobradiel
9/16

Varios niños jugando en la calle Comtessa de Sobradiel

Varios niños jugando y paseando en bicicleta por la calle Comtessa de Sobradiel antes de la crisis sanitaria / VERÓNICA SÁNCHEZ - @verosan90

La calle Comtessa de Sobradiel, sin niños
10/16

La calle Comtessa de Sobradiel, sin niños

La calle Comtessa de Sobradiel, sin niños después de la pandemia / VERÓNICA SÁNCHEZ - @verosan90

Pertenencias de un sintecho antes del Covid-19
11/16

Pertenencias de un sintecho antes del Covid-19

Pertenencias de un sintecho del barrio Gòtic antes del Covid-19 / VERÓNICA SÁNCHEZ - @verosan90

El mismo sintecho ahora solo pide comida
12/16

El mismo sintecho ahora solo pide comida

El mismo sintecho que ahora, tras la pandemia del coronavirus, solo pide comida / VERÓNICA SÁNCHEZ - @verosan90

La granja La Pallaresa, mítica en el Gòtic, llena de clientes
13/16

La granja La Pallaresa, mítica en el Gòtic, llena de clientes

La granja La Pallaresa, mítica en el Gòtic, a rebosar de clientes antes de la pandemia / VERÓNICA SÁNCHEZ - @verosan90

La granja La Pallaresa cerrada tras la crisis sanitaria
14/16

La granja La Pallaresa cerrada tras la crisis sanitaria

La granja La Pallaresa cerrada tras la crisis sanitaria / VERÓNICA SÁNCHEZ - @verosan90

Boda en el Registro Civil del barrio Gòtic
15/16

Boda en el Registro Civil del barrio Gòtic

Los novios acaban de casarse en el Registro Civil del barrio Gòtic / VERÓNICA SÁNCHEZ - @verosan90

El Registro Civil del barrio Gòtic, cerrado y sin celebraciones
16/16

El Registro Civil del barrio Gòtic, cerrado y sin celebraciones

El Registro Civil del barrio Gòtic, cerrado y sin celebraciones tras la crisis sanitaria del Covid-19 / VERÓNICA SÁNCHEZ - @verosan90

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.