ARCHIVADO EN:

La situación que se vive en el Raval está lejos de ser de convivencia normal. Las peleas entre bandas de delincuentes, los enfrentamiento verbales y las amenazas son habituales en sus calles, aunque, por suerte, en pocas ocasiones la sangre llega al río, muchas veces por el miedo de los vecinos a sufrir consecuencias graves.

Sin embargo, el malestar de los vecinos del barrio es patente y la chispa salta en cualquier momento. Eso es, por ejemplo, lo que ocurrió la madrugada del pasado martes en la calle Riereta. Un grupo de presuntos traficantes, según desvelan algunas fuentes, andaba por la calle Riereta a altas horas de la madrugada gritando y molestando a los vecinos que intentaban descansar.

GRITOS, AMENAZAS Y PEDRADAS

Una vecina salió a la ventana de su casa y les increpó por no dejarles dormir. Fue entonces cuando los presuntos delincuentes se encararon con la mujer y la empezaron a insultar y a amenazar, mientras la escena era graban en vídeo por otro vecino de la calle.

Los reproches e insultos entre ambas partes continuaron y, llegando un momento de máxima tensión, uno de los presuntos traficantes cogió una piedra y las lanzó contra la puerta del edificio, rompiendo algunos de los cristales.

NARCOPISOS VARIOS

Según denuncian los vecinos, el grupo que se ve en el vídeo ha instalado un narcopiso en un bajo de la misma calle, justo al lado de un edificio en el que funcionan, según confirman algunos vecinos, varios narcopisos con una intensa actividad. La situación se agrava por el hecho de que ese inmueble fue en su día desalojado por el precario estado de su estructura, lo que supone un peligro añadido no solo para las personas que entran en él sino también para las personas que pasan por la calle.

La preocupación de muchos vecinos del barrio es que pese a los esfuerzos policiales y a la macrorredada llevada a cabo hace algunas semanas, la existencia de los narcopisos continúa y las mafias dedicadas al tráfico de estupefacientes conservan su estructura y su capacidad para continuar con su actividad pese a los golpes policiales que reciben. Los vecinos piden que haya mayor presencia policial en las calles tanto de día como de noche, para que la presión sobre la delincuencia contribuya a terminar con ella.

En el siguiente vídeo se puede ver el enfrentamiento entre los vecinos y los presuntos narcotraficantes.