El Mercado de la Boqueria “esponja” el espacio con el derribo de una isla de paradas situada en el cuadrante mar-Llobregat del popular mercado. El objetivo es crear una zona más ancha para que los clientes puedan realizar sus compras con más comodidad, tal como estaba previsto desde febrero en el marco de la Medida de Gobierno del Mercado de la Boqueria.

La eliminación de esta isla forma parte de un conjunto de acciones previstas para recuperar el “mercado de los vecinos”. En este sentido, se eliminarán otras tres islas y ya se han puesto en marcha algunas medidas como la prohibición de acceso a los grupos de más de 15 personas los viernes y los sábados, el incremento de horas en la seguridad y en los agentes cívicos o la mejora de la señalización.

Las 18 paradas derribadas, agrupadas en cuatro negocios diferentes –tres fruterías y una pollería–, se han ubicado de nuevo en otro espacio vacío del establecimiento o han cerrado. La liberación de estos 60 metros cuadrados permite que se ensanchen los pasillos y se facilite el paso.

Una exposición sobre la historia de los Mercados de Barcelona ocupa ahora la isla / Ajuntament de Barcelona
Una exposición sobre la historia de los Mercados de Barcelona ocupa ahora la isla / Ajuntament de Barcelona

Desde que empezó el proyecto en 2016 hasta la fecha de hoy, el Ayuntamiento de Barcelona ha recuperado 53 licencias de negocios, se han trasladado 24 y han renunciado dos de los 225 negocios que hay en el emblemático mercado.

UNA EXPOSICIÓN SOBRE LOS MERCADOS

La nueva área acoge desde este miércoles una exposición sobre los inicios de los mercados en Barcelona con seis paneles explicativos. El concejal de Empleo, Empresa, Turismo, Comercio y Mercados, Agustí Colom, reivindica la propuesta: "El comercio de proximidad y los mercados están intrínsecamente relacionados con su entorno y por lo tanto el mercado favorece esta conexión a través de un espacio de exposiciones".

La muestra pretende explicar cronológicamente la historia y las características de los Mercados de Barcelona. De hecho, se trata de una pequeña parte de la exposición Fer mercats, Fer ciutat, que se expuso hasta el mes de junio en el Born.