ARCHIVADO EN:

Otro problema que se suma a la gestión de la Guardia Urbana en plena pandemia. El Ayuntamiento ha detectado legionela en la comisaría de Ciutat Vella. El cuerpo policial se ha visto obligado a prohibir la ducha en el equipamiento. La presencia de la bacteria coincide con, al menos, ocho casos de coronavirus detectados en el cuartel, situado en la calle de Nou de la Rambla.

La legionela se ha encontrado en las revisiones periódicas que el Ayuntamiento y una empresa de analíticas llevan a cabo. Concretamente, la legionela estaba en las instalaciones sanitarias de agua caliente. Según figura en una nota interna a la que ha tenido acceso Metrópoli Abierta, la comisaría será sometida a una cloración para eliminar la legionela. 

Fuentes municipales explican que la empresa avisó el martes a las 19.00 horas de la presencia de legionela y que la desinfección se ha llevado a cabo este miércoles a las 06.00 horas.

En un comunicado, el sindicato CSIF pregunta si es cierto que la legionela se detectó el 12 de marzo y critica la falta de transparencia. En conversación con este medio, el secretario de Organización del sindicato, Eugenio Zambrano, asegura que los agentes se enteraron de la legionela por la empresa que hizo los análisis, que llamó para avisar que no se consumiera agua, y no por el Ayuntamiento.

PROHIBIDO LAVARSE LAS MANOS

Durante el proceso de cloración, que según el Ayuntamiento se ha llevado a cabo este miércoles de madrugada, se ha prohibido que los agentes pudieran lavarse las manos, unas de las medidas primordiales recomendadas en la lucha contra el coronavirus.

Desde CSIF se ha solicitado que se convoque al Comité de Seguridad y Salud para tratar, no solo la presencia de legionela, sino aspectos relacionados con la pandemia del coronavirus y la falta de material de protección para las policías frente al Covid-19. El sindicato ha registrado este miércoles una petición dirigida al presidente del comité, Pedro Ribas.

500 AGENTES, SIN TRABAJAR POR EL CORONAVIRUS

Como va informando este medio de forma muy regular, la Guardia Urbana es el servicio municipal con más enfermos por coronavirus. El último balance oficial indica que ahora son 91 los policías a los que se ha diagnosticado la enfermedad, mientras que otros 409 se encuentran confinados en sus casas. Algunos de éstos también presentan síntomas aunque no se les ha hecho la prueba.

La cifra de enfermos y aislados ya llega a 500 en una plantilla con unos 3.000 policías. Desde este lunes, y hasta el 7 de junio, cada semana estará operativo el 50% de la plantilla, es decir que los guardias urbanos trabajarán en turnos de ocho horas durante siete días. La siguiente semana, los agentes que han trabajado descansarán.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.