Los Mossos d'Esquadra han desmantelado un almacén de drogas en el distrito de Ciutat Vella de Barcelona y han detenido a un hombre de 31 años al que también se le imputan varios delitos más, como agresión sexual y falsificación documental, y que ya ha ingresado en prisión.

En el domicilio, ubicado en la calle Balboa de Barcelona, en el barrio de la Barceloneta, se han hallado 40.000 dosis de LSD, 800 pastillas de éxtasis, 2,5 kilos de marihuana y 340 euros en efectivo.

AGRESIÓN A UNA PROSTITUTA 

La detención de esta persona se produjo la madrugada del pasado 14 de noviembre, después de que los Mossos fueran alertados de que una mujer estaba pidiendo ayuda desde el balcón de ese piso.Cuando los Mossos llegaron a la vivienda, el hombre intentó huir y salió corriendo por las escaleras del inmueble, pero los Mossos le atraparon. La mujer explicó a la policía que era prostituta y que el hombre había requerido sus servicios a domicilio, y precisó que la había agredido y amenazado después de discutir por el precio.

Al acceder al interior del domicilio fue cuando los Mossos descubrieron una plantación de marihuana, y tras conseguir una orden judicial localizaron ese mismo día en el piso las cantidades mencionadas anteriormente de LSD, éxtasis y marihuana.

FALSIFICACIONES DE DOCUMENTOS OFICIALES

En el registro también se encontraron útiles para falsificar documentos oficiales, por lo que el hombre quedó detenido por delitos de tráfico de drogas, falsificación documental, así como por un presunto delito leve de lesiones y amenazas contra esa mujer.

Los investigadores del caso también determinaron que días antes el detenido, de nacionalidad bielorrusa, habría agredido sexualmente a otras dos prostitutas. Esta persona pasó el viernes a disposición judicial y el juez decretó su ingreso en prisión, según ha informado la policía autonómica en un comunicado.