Que las instalaciones municipales dejan muchas veces que desear no es una cosa nueva. Eso es lo que ocurre con el cuartel de la Guardia Urbana de Ciutat Vella, uno de los puntos calientes de Barcelona. Tanto es así que, hasta ahora, este cuartel sólo cumple con la normativa vigente en parte, pero que carece de unos mínimos legales especialmente en lo que hace referencia a las zonas de calderas, duchas, vestuarios (tanto masculinos como femeninos), zonas de servicios higiénicos y a la producción y distribución de agua caliente sanitaria (ACS).

La situación parece que va a cambiar, porque la sede del Distrito decidió tomar cartas en el asunto y contrató el pasado 11 de junio a la empresa Iberland Inmuebles y Reformas para la modificación de las instalaciones con el fin de que cumplan con un mínimo estándar de calidad. Este cuartel está ubicado en el número 43 de la Rambla. En él, la producción de agua caliente es propia, pero las instalaciones se encuentran desfasadas, algunas cañerías están inutilizadas e incluso el acumulador está horadado. El edificio dispone de una instalación de energía solar térmica que está inutilizada y que se piensa poner en marcha en breve.

UN ‘CUARTEL DE LOS HORRORES’

En la memoria del proyecto, realizado por PRC Ingeniería Industrial, se detalla que la sala de calderas, por ejemplo, se ha de desmontar totalmente a excepción de las propias calderas y la instalación de gas. En el tema de la producción de agua caliente sanitaria, toda la instalación a realizar es nueva, a excepción de una válvula mezcladora. Pero todas las bombas, filtros, contadores, purgadores o desconectadores se han de instalar. Las obras de la calefacción no entran en este proyecto, pero, según la memoria realizada por los ingenieros, también se deben de adecentar para hacer habitable el cuartel: “Es preciso modificar la morfología de la sala de calderas para disponer de una correcta distribución de la energía térmica producida por las calderas”, dice el proyecto.

El cuartel de los horrores debe de cambiar también las instalaciones eléctricas. “Se propone un nuevo sistema de control de las instalaciones, a la vez que se incorporan nuevas bombas, por lo que es necesario sustituir el actual sistema de control y cuadro de protecciones”, dice la memoria. Ese sistema eléctrico es el que controla el arranque y parada de todas las bombas y válvulas y el que regula tanto el registro de las temperaturas como la producción de agua caliente sanitaria.

Acceso al cuartel de la Guardia Urbana en la Rambla / SAPOL
Acceso al cuartel de la Guardia Urbana en la Rambla / SAPOL

UNA INSTALACIÓN INUTILIZADA

Las obras podrán servir para poner en marcha la instalación solar térmica que tiene el cuartel (capta energía en la azotea), pero que se encuentra inutilizado hasta hoy. “Dado que el acumulador se encuentra fuera de servicio, será preciso cambiarlo y realizar nuevas canalizaciones hasta el nuevo sistema de producción, tal como se refleja en los planos. También será preciso realizar tareas de purgado, programación y puesta en marcha del sistema solar, que ahora se encuentra parado”, dice la memoria del proyecto.

A la licitación de estas obras se presentaron un total de 8 compañías. Una de ellas, entregó un presupuesto considerado anormalmente bajo. Tras requerirle los técnicos municipales la justificación correspondiente, la empresa se retiró del concurso al no presentar escrito alguno ni una nueva cuantificación de los trabajos. La mesa de contratación se reunió el pasado mes de mayo para valorar las ofertas de cada una de las restantes empresas licitantes.

TRES MESES DE OBRAS

La ganadora, Iberland, ganó a sus competidoras al presentar la oferta más económica, ya que en los demás aspectos técnicos todas alcanzaron exactamente la misma puntuación. El proyecto costará a las arcas públicas un total de 94.516 euros. La compañía tendrá ahora 3 meses para realizar el adecentamiento del cuartel, por lo que las obras deberán estar terminadas en el próximo mes de septiembre.

Iberland es una compañía catalana del sector de la reforma, rehabilitación e instalación con sede en Montcada i Reixac, constituida en 1997. Su especialidad son las instalaciones eléctricas, las de climatización, de fluidos y gases, redes de voz y datos, instalaciones de seguridad y obra civil. Su administrador es Juan Guardia Torres, que también preside Gestnova Tecnic Group SL y es administrador de Gestnova Tecnic SA. Guardia es también administrador de Sipal Inmuebles, una empresa propiedad 100% de Iberland con sede en Barcelona.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.