La CUP ha golpeado al equipo de gobierno del distrito de Ciutat Vella allí donde más duele, en el tema de los desahucios. Según una publicación de los 'cupaires', la política antidesahucios que se lleva a cabo desde el equipo que dirige la regidora Gala Pin es selectiva y la decisión sobre cuáles de ellos se deben evitar y de cuáles 'hay que olvidarse' sale directamente de los despachos de la sede del distrito.

Los responsables en el distrito del partido antisistema han hecho público un mensaje en las redes sociales de un conseller de Distrito del gobierno municipal en el que queda clara cuál es la política que se sigue desde el partido que dirige la política desde la sede de la plaza Bonsuccés en el caso de los desahucios. En un mensaje privado que ha corrido por los grupos 'afines' al equipo de gobierno, dicho conseller responde a una convocatoria hecha por el grupo llamado Putes Indignades, que piden ayuda para evitar un desahucio.

El texto del conseller hecho público por la CUP dice: “Está circulando por las redes que hay un desahucio sorpresa en Robador 8, pero no es así. Está en el lista que os envíe ayer, y es uno de los desahucios en que sí que hay SIPHO presente, pero es un piso en que se dan hechos delincuenciales, y hay un menor que no tenemos claro que viva. SIPHO está para garantizar que se hace el desahucio. Por favor, no difundáis esta información”.

Según los antisistema, la vecina desahuciada era una mujer negra, con dos hijas, usuaria de los servicios sociales y que no tenía nada que ver con los denominados “hechos delincuenciales” por el conseller, por lo que todavía resulta más inexplicable la información facilitada por el conseller a los grupos afines.

INDIGNACIÓN

El texto ha provocado una enorme indignación entre algunas asociaciones vecinales, que ven ratificadas sus sospechas de la manera interesada en que desde el equipo de gobierno del distrito se ha manejado el asunto de los desahucios.

En la CUP se preguntan igualmente cuáles son los criterios que se siguen desde los que controlan los grupos afines en las redes sociales para decidir a qué desahucio se debe hacer frente y cuál se debe permitir. Por ello, denuncian que hay muchos más desalojos que se llevan a cabo sin que se pongan en conocimiento de los vecinos, y afirma que todo esto explica que el Ayuntamiento describa como “solución propia” el hecho de que más de 75 % de los desahuciados en Ciutat Vella recurren a familia y amigos para lograr un realojo provisional al no encontrar amparo en las instituciones.

GRUPOS ORGANIZADOS

De hecho, en el escrito de la CUP se confirma la existencia de grupos organizados que actúan contra los desahucios ya que “a través del traspaso informativo del Distrito (normalmente por medio del twitter de una regidora) en el movimiento popular conocemos, con un margen que abarca desde unas horas hasta los días anteriores, los desahucios previstos”. En medio, el Servei d'Intervenciò i Mediació davant situacions de pèrdua i/o ocupació de l'Habitatge (SIPHO), organismo encargado de estudiar las situaciones de desahucio y de establecer las acciones legales que se pueden llevar a cabo para paliar los efectos sobre las personas.

También aseguran que sería bueno conocer si hay algún pacto entre el Ayuntamiento y el departamento de Justícia y saber cuál es la ideología, o la voluntad de beneficiar un partido político, que condiciona la forma y a quién se filtra la información.