La mayor comisaría de la Guardia Urbana se podría construir junto al Arc de Triomf, en una parte de los antiguos terrenos de los antiguos juzgados del paseo de Lluís Companys. El sindicato CSIF en el Ayuntamiento de Barcelona ha hecho llegar al gobierno municipal la propuesta para levantar en este solar una gran comisaría de la policía local y las instalaciones del centro de emergencias, que ahora se encuentran en un edificio enfermo de cáncer de la calle de Lleida. En julio de 2018, el pleno de Ciutat Vella aprobó una propuesta de Barcelona en Comú para recuperar el solar de Lluís Companys, ahora cedido a la Generalitat. 

El citado centro de emergencias lo ocupan desde 2005 agentes de los Mossos d'Esquadra y de la Guardia Urbana, bomberos del Ayuntamiento y personal del Sistema de Emergencias Médicas. Los sindicatos policiales y de bomberos llevan años reclamando un cambio de ubicación porque opinan que la finca, un sótano insalubre sin ventilación ni luz, es la causante de los 26 casos de cáncer declarados hasta le fecha en trabajadores del equipamiento. El domingo pasado, Metrópoli Abierta se hacía eco de la demanda de CSIF de trasladar, a finales de año, a los empleados del centro de emergencias a una comisaría de los Mossos d'Esquadra de la calle de Bolívia que quedará vacía.

SOLAR DE 5.400 METROS CUADRADOS

Pero el citado traslado sería provisional, "a la espera de que Generalitat y consistorio buscaran un emplazamiento para el centro de emergencias", dice el secretario de Organización de CSIF, el guardia urbano Eugenio Zambrano. En el espacio, bautizado como Sala de Mando Conjunta-Centro de Gestión de Emergencias, se reciben todos los avisos de las urgencias de la ciudad. Y para el sindicato los terrenos de los antiguos juzgados es un lugar idóneo.

El solar está situado entre los paseos de Lluís Companys y de Pujades y la plazoleta de Vicenç Albert Ballester. La parcela es enorme. Tiene unos 5.400 metros cuadrados. Los juzgados ya no existen, pero los trabajos de derribo se paralizaron el verano pasado tras encontrarse restos arqueológicos y ahora mismo no hay ningún tipo de actividad. El lugar es de titularidad municipal, pero en los años 80 se cedió a la Generalitat para usos judiciales. Al departamento de Justícia de la Generalitat no le consta que el consistorio quiera recuperar el terreno o una parte de él y recuerda que la intención del Govern es construir allí una nueva sede de la Audiencia de Barcelona. El proyecto del edificio judicial no tiene fecha y costaría unos 50 millones.

VIVIENDA PÚBLICA Y EQUIPAMIENTOS

Pero lo cierto es que el consistorio barcelonés tiene entre ceja y ceja volver a gestionar un emplazamiento que es de la ciudad y para ello será necesario revertir el acuerdo firmado con la Generalitat. En una información de Betevé de julio de 2018, la entonces regidora de Ciutat Vella, Gala Pin, argumentaba que la ciudad está falta de solares para levantar vivienda pública y equipamientos, entre ellos una comisaría para la Guardia Urbana del distrito. La intención del Ayuntamiento pasaba entonces por dejar sin validez el acuerdo con el Govern. Al cierre de esta edición, el consistorio no ha respondido a las preguntas de Metrópoli Abierta sobre el proyecto. 

El solar de los antiguos juzgados de Lluís Companys, totalmente desierto / JORDI SUBIRANA
El solar de los antiguos juzgados de Lluís Companys, totalmente desierto / JORDI SUBIRANA

En enero de 2018, el sindicato CSIF hizo llegar una propuesta a Colau para construir en los antiguos juzgados de Lluís Companys una gran comisaría para la policía local Ciutat Vella y el centro de emergencias. En conversación con Metrópoli Abierta, Zambrano también plantea trasladar allí la comisaría del Eixample, la Jefatura de la Guardia Urbana -que ahora se encuentra en Montjuïc- y algunos servicios policiales, como investigación y atestados, que ahora están en la Zona Franca.

LIBERAR INMUEBLES MUNICIPALES

Para el secretario de Organización de CSIF, algunas comisarías, como las del Eixample y Ciutat Vella, son más "sedes administrativas que edificios policiales". Zambrano incluso denuncia "hacinamiento de personal" en Ciutat Vella y falta de separación de los espacios para la ciudadanía de los propiamente policiales. El guardia urbano y sindicalista recuerda que concentrar los equipamientos policiales en un único edificio permitiría liberar para otros usos ciudadanos los inmuebles municipales que ahora son utilizados por la Guardia Urbana.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.