La fachada principal de la tienda Torrons Vicens en la Rambla / JORDI SUBIRANA - METRÓPOLI
La fachada principal de la tienda Torrons Vicens en la Rambla / JORDI SUBIRANA - METRÓPOLI

Colau ordenó parar las obras de Torrons Vicens en la Rambla, pero la empresa no la acató

El veto del Ayuntamiento a la compañía viene de largo y ha culminado con el precinto de la actividad por falta de licencia

Guardar
Jordi Subirana
Periodista de Metrópoli Abierta
Actualizado: 04/10/2022 20:10 h.

El cierre de la tienda de Torrons Vicens en la Rambla viene de largo según el relato del Ayuntamiento de Barcelona. De hecho, el gobierno de Ada Colau ordenó la paralización de las obras de reforma del local por no adecuarse a la normativa, pero la empresa no la acató y siguió adelante. La orden se dictó tras una visita de los servicios técnicos municipales.

El precinto del establecimiento tuvo lugar el 30 de septiembre, a los pocos días de abrir. El consistorio esgrime que el local no dispone de licencia y que la actividad que quiere hacer está prohibida por el Plan de usos de la Rambla, que limita determinadas actividades económicas.

Fuentes municipales explican que el 5 de mayo Torrons Vicens solicitó un informe previo urbanístico para operar como pastelería y repostería, una petición que fue rechazada por el distrito de Ciutat Vella por no estar sujeta al cumplimiento de la normativa del Plan de usos de la Rambla. 

LA EMPRESA ABRIÓ SIN LICENCIA

A pesar de la negativa, la empresa abrió la tienda, situada en la esquina de la calle de la Rambla con Santa Anna. El 14 de septiembre, el consistorio exigió el cierre inmediato del comercio, pero Torrons Vicens siguió operando. El 30 de septiembre, la Guardia Urbana puso fin a la aventura turronera.  

La tienda de Torrons Vicens, cerrada, este martes / JORDI SUBIRANA - METRÓPOLI
La tienda de Torrons Vicens, cerrada, este martes / JORDI SUBIRANA - METRÓPOLI

El mismo día 14 de septiembre, Torrons Vicens pidió otro informe previo urbanístico, esta vez para operar como heladería y horchatería sin degustación, pero el Plan de usos de la Rambla tampoco lo permite.

Según el Ayuntamiento, la empresa reclamó al juez una medida cautelarísima para seguir abierta, pero fue denegada. A lo largo de este martes, Metrópoli ha intentado sin éxito obtener una respuesta por parte de Torrons Vicens.

VALENTS VE EL CIERRE "INACEPTABLE"

Hace unos días, Torrons Vicens dijo a betevé que encontraban desproporcionado el precinto policial y que intentarían abrir la actividad, una posibilidad que el concejal de Ciutat Vella, Jordi Rabassa, descartó por completo.

Eva Parera, líder de Valents, considera que el cierre de Torrons Vicens es "inaceptable". Y añade: "Es una vergüenza que los comercios de Barcelona sufran esta persecución por parte del gobierno de la ciudad".

OTRA TURRONERÍA CERCANA SÍ PUEDE OPERAR POR NO ESTAR EN LA RAMBLA

Justo al lado de la tienda de Torrons Vicens hay otra turronería, Torrons 1880, que sí puede funcionar. ¿Por qué? Según el Ayuntamiento al estar en la calle de Canuda, 1 y no tener puerta en la Rambla se rige por otra normativa.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.