Ada Colau se postula como alcaldesa de Barcelona de un gobierno tripartito con ERC y PSC. Si este viernes por la tarde el pleno de Barcelona en Comú, al que se espera que asistan cientos de activistas, aprueba la decisión de la coordinadora del partido, Ada Colau oficializará su candidatura a la reelección como alcaldesa de Barcelona. 

Colau tiene previsto competir con Ernest Maragall para conseguir la vara de mando de la ciudad en el pleno de investidura que tendrá lugar el 15 de junio en el Ayuntamiento de Barcelona. Para seguir al frente del consistorio otros cuatro años, Colau necesitará el apoyo de 21 de los 41 concejales del pleno, la mayoría absoluta. Para ello espera contar con los votos de su partido (10), PSC (8) y al menos tres de la plataforma de Manuel Valls.

Horas antes de esta votación han comparecido ante la prensa los números 2 y 3 de la lista de Colau, Joan Subirats y Janet Sanz. Subirats ha dicho que la candidatura de Colau es un claro reflejo de los resultados electorales del 26 de mayo, unos comicios en los que los ciudadanos votaron mayoritariamente por un gobierno de fuerzas progresistas y para seguir desarrollando políticas de izquierdas "valientes y transversales". En una nutrida rueda de prensa, los representantes de Barcelona en Comú han insistido en un gobierno a tres con ERC y PSC.

POLÍTICAS TRANSFORMADORAS

Para Sanz, la prioridad de los comuns es un gobierno de izquierdas para seguir apostando por políticas transformadoras en la ciudad. Para ello, ha asegurado, que se ha negociado tanto con ERC y PSC y que la respuesta que se han encontrado ha sido la del rechazo de los republicanos y socialistas a negociar entre sí. La teniente de alcaldía en funciones ha recordado que el 60% del electorado votó fuerzas de izquierdas y ha abogado una vez más por un pacto mayoritario en el pleno con todos los partidos progresistas, 28 de los 41 concejales.

Ante este panorama, Barcelona en Comú ha decidido dar un paso al frente y presentar la candidatura de Colau a alcaldesa. Para Sanz, Colau es la persona ideal para "hacer de puente" entre ERC y PSC y conseguir un gobierno de izquierdas mayoritario para Barcelona. "Planteamos directamente un gobierno a tres, con Barcelona en Comú, ERC y PSC".

ROMPER LAS LÍNEAS ROJAS

Sanz ha dicho que quedan muchos días para el pleno de investidura para conseguir un acuerdo entre los tres partidos. "Barcelona necesita diálogo, romper con las líneas rojas, superar los vetos y los bloques, y apostar por un gobierno transversal a tres bandas. Los ciudadanos votaron para que la ciudad tuviera un gobierno mayoritario de izquierdas".

Ahora mismo, Colau se presenta a la reelección sin tener garantizados los 21 votos necesarios, aunque los comuns no tienen intención de retirar la candidatura de Colau si se llega en esta situación al día 15 de junio. Jaume Collboni ya ha advertido al partido de Colau que no apoyará su investidura si no cierran un pacto con ellos y sin ERC.

Sin acuerdo, los socialistas, la plataforma de Valls y el PP se pueden encontrar en la tesitura de tener que elegir a Colau para evitar que Barcelona tenga un alcalde independentista. Ante la promesa de Valls de ceder al menos tres de sus votos a favor de Colau, la decisión estará en manos de los socialistas.

El miércoles, Maragall dio un golpe encima de la mesa. Paralizó las negociaciones con los comuns y exigió a Colau romper con los socialistas para seguir hablando con él. Maragall también ofreció a la alcaldesa en funciones un cargo de nueva creación "al más alto nivel" político e institucional, aunque la alcaldía dijo que se la quedaba para él por ser la fuerza más votada. Los gestos de Maragall no gustaron a los comuns, que han dado un paso al frente para que Colau siga siendo alcaldesa.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.