El distrito de Ciutat Vella, con su historia, sus calles estrechas, sus edificos históricos y su gente representa buena parte del pasado de la ciudad de Barcelona. Por ello, la presentaciòn del libro sobre el distrito de la colección Memòries del Districte, editado por Aigües de Barcelona, ha permitido hacer un repaso por algunas de las anécdotas que los protagonistas del barrio, sus ciudadanos, han vivido a lo largo de los años.

El acto ha contado con la presencia de dos personas muy representativas de lo que es y significa el distrito de Ciutat Vella, Beth Gali y José Manuel Juárez.

Beth Gali, arquitecta y diseñadora, llegó al barrio hace 33 años poco convencida de que fuera el lugar ideal para vivir, aunque la fuerza y la ilusión de su esposo, Oriol Bohigas, acabó por convencerla. “Y apenas me costó cuato meses enamorarme del barrio. Y ahora no lo cambiaría por ningún otro”.

Gali, que reconoce que antes de ir a vivir a Ciutat Vella tan solo conocía el barrio de noche y, quizá por ello, le daba algo de miedo, asegura que”este barrio te da cosas que no te las da ningún otro y el barrio y sus vecinos nos ayudamos mutuamente. Yo tenía la sala Metro, donde hacíamos muchas actividades y donde nos ayudaban la gente que no tenía techo. Y había mucha complicidad con ellos”.

Actuación musical en la presentación del libro / AIGÜES DE BCN
Actuación musical durante la presentación / AIGÜES DE BCN

Para Beth, una de las grandes ventajas de Ciutat Vella es que “lo tienes todo cerca. Puedes ir al Liceo, al Palau de la Música, a las exposiciones, lo tienes todo a mano y no necesitas coger el coche para nada”.

La arquitecta, que se confiesa enamorada “de la calle Petritxol, tan pequeña y estrecha pero con tanta actividad”, no encuentra molesto el turismo ya que considera que “los turistas no molestan y no hacen otra cosa que las que yo hago cuando viajo a otras ciudades. Lo que molesta son los que montan los espectáculos en la calle para los turistas, los que hacen ruido. Y eso el ayuntamiento lo puede solucionar. Se lo hemos pedido muchas veces, pero no nos hacen caso”.

BARRIO MARINERO

Otro barrio representativo de la historia de Ciutat Vella es la Barceloneta, el barrio del mar y de los pescadores. José Manuel Juárez, Patrón Mayor de la Confraria de Pescadors de Barcelona. Llegó hace 40 años, procedente del barrio de chabolas del Somorrostro, “con 11 años. Y al dia siguiente, ya empecé a trabajar. El barrio fue mi escuela”.

Su primer recuerdo es “un piso muy pequeño, con familias realquiladas, familias con muchos hijos. Pero me enamoré del barrio, y me sigo enamorando”.

Su mundo ha sido el barrio y su vida, la pesca. “Nosotros somos gente robusta pero acogedora. Nos gusta nuestra libertad, aunque si no pescamos no ganamos dinero”. Por eso defiende, por un lado, que “el mejor momento del día es cuando empieza a amanecer y regresar al puerto con las gaviotas detrás, ya que eso significa que hemos pescado”, y, por otro, la presencia de la cofradías de pescadores, “gracias a las cuáles el oficio aún existe. Han resistido la guerra civil, la dictadura... todos hacemos piña y remamos en la misma dirección”.

Le gusta la vida del barrio, “todos nos conocemos y tenemos nuestros motes”, pero lamenta que muchos “se han tenido que ir ya que la vivienda se ha puesto muy cara para la gente que tiene que vivir día a dia y sin apenas recursos”.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.